miércoles, 17 de septiembre de 2014

De Leonidio a Kosmas por el desfiladero de Dafnon

Si te alojas por la zona de Leonidio, puedes realizar muchas excursiones. Tanto por la costa como por el interior. 

Por el interior de esta área geográfica, se han  habilitado diferentes rutas y senderos para hacer largas caminatas hacia las cimas de los altos montes que rodean el Parnon. Algunos de estos senderos son tan difíciles que aconsejan que sólo los hagan  gente verdaderamente bien preparada.



En nuestro caso, decidimos ir a conocer Kosmas ya que nos encontrábamos por la zona de Leonidio. Eso sí, en automóvil. Para nosotros, hacer largas caminatas en verano y con fuerte calor nos resulta  un ejercicio absolutamente agotador.



Desde Leonido, circulamos por la carretera que atraviesa una gran parte del desfiladero de Dafnon y que se dirige hacia las cumbres del monte Parnonas. A sólo 28 kilómetros se halla Kosmas, un pueblo de montaña.

Camino a Kosmas pasarás por el monasterio de Eleonas o Elonis. Podrás verlo desde la misma carretera, allí, majestuoso, colgado de una pared rocosa de una escarpada montaña.


La carretera que atraviesa este desfiladero es estrecha y en muchos de sus tramos zigzagueante,  algo habitual por allí, pero dado que circulan escasos vehículos no se nos hizo pesada. Conviene, eso sí, tener mucha precaución y moderar la velocidad. En una de las curvas, en mitad de la calzada, nos topamos con una gran tortuga mediterránea. Detuvimos el coche y la trasladamos al campo. Entendíamos que suponía un peligro que permaneciera en la carretera, tanto para ella como para los demás.




Únicamente por disfrutar del impresionante paisaje de montaña que hay entre Leonidio y Kosmas ya merece la pena el viaje. Casi desde cualquier punto de la carretera puedes tener una visión sorprendente del recortado desfiladero y de las altas y puntiagudas montañas que forman parte de la cadena montañosa del Parnon o Parnonas. 


Es un paisaje con una gran variedad de árboles típicamente mediterráneos como las encinas, los pinos, los cipreses, los algarrobos, las higueras, los olivos, los castaños, los fresnos y, en  las zonas más altas de las montañas cercanas ya a los picos, abetos. Sin duda, vale la pena hacer un alto en el camino para observarlo. 

Desde luego, el mejor lugar para efectuar una parada y contemplar el paisaje es el del Monasterio de Eleonas o Elonis. Desde allí, la visión es a vista de pájaro.



Para quién no lo sepa, Kosmas es un pequeño pueblo de montaña. Se sitúa 1.150 metros de altura con respecto al mar. Su población no supera los 700 habitantes. 

Dada su altitud Kosmas no es en absoluto calurosa en verano y en invierno es habitual que nieve.

En la plaza de la iglesia, unos árboles centenarios dan sombra y relajan el ambiente de las numerosas terrazas de las tabernas y restaurantes que se localizan alrededor de esos altos árboles.


Detrás de la iglesia, existe una fuente por la que brota el agua muy fresca, de la boca de unos pétreos leones. Es un agua pura y limpia de manantial que proviene de las cumbres del Parnonas.



No hay comentarios: