lunes, 28 de septiembre de 2015

Tigania beach en Laconia

Llegamos a la playa de Tigania sobre las 9 de la mañana. Los desayunos en el hotel Elea Mare, se sirven a partir de las 8. Ideal para nosotros que nos gusta aprovechar las mañanas y también bañarnos a primera hora del día antes de que el sol apriete con fuerza y la playa se "llene" de bañistas.
 


La playa de Tigania está muy cerca del hotel Elea Mare. Fuimos los primeros en llegar. La playa estaba desierta. Un par de personas limpiaban la playa de las colillas y de los plásticos que vienen a la orilla arrastrados por las olas y el viento desde las barcas y los yates.
 

Aparcamos bajo la sombra de un árbol. A esa hora del día, el mar parecía una balsa. Una balsa cristalina y limpia.
 
 
Tigania es una playa grande de arena tostada y mar tranquilo, cuando no sopla el famoso viento de Methelmi. Detenta bandera azul y dispone de parasoles, hamacas, chiringuito, restaurante  y un espacio habilitado para el deporte, en la zona izquierda de la playa. A la derecha, la playa es virgen.
 

Al tratarse de una playa de arena, limpia, tranquila y de aguas cristalinas a partir de las 10 de la mañana se empieza a llenar de familias, sobre todo en la zona de las hamacas y parasoles. Es sin duda una playa familiar. Hay familias que vienen hasta allí de los pueblos cercanos como Molai, Esparta o Asopos y también veraneantes que llegan desde Atenas y que pasan unos días de vacaciones por esta zona.

 
Mientras tomas una cerveza o un zumo natural, siempre resulta entretenido ver como transcurre un divertido día de playa para los habitantes de esos pequeños pueblos o ciudades griegos. Con los niños riendo, sin miedo al mar y jugando con sus familiares.
 

Nosotros para aprovechar el día, comimos en el sencillo restaurante que hay en la playa. Comida griega sin grandes pretensiones.
 

No hay comentarios: