viernes, 16 de enero de 2015

Zona de Coures, en Guimarães

Una de las expresiones de arte tradicional e industrial se localiza enfrente del centro histórico de Guimarães considerado Patrimonio Cultural. Para dotar a la ciudad de una verdadera memoria histórica se incorporan los antiguos secaderos de pieles y las antiguas manufacturas y se les da un uso actual.


Se recupera y restaura la zona llamado de “couros”. Es una verdadera recuperación del antiguo entramado semi industrial de la ciudad. Si vais a Guimarães no perderos la visita a la “zona de couros”. En muchas ciudades se han derribado todos los edificios y fábricas del siglo XIX, perdiéndose con ello una parte de importante de nuestro pasado.



En particular, aconsejo esta visita a las personas amantes del arte, la cultura, la arquitectura y la historia. Es realmente interesante y de una belleza peculiar. Me encantó recorrer la “zona de Couros” y ver el gran esfuerzo que ha realizado la ciudad para recuperar su pasado y que forme parte del presente de Guimarães.


Ahora un poquito de historia: el trabajo en piel y en cuero ya formaba parte de los oficios tradicionales de esta zona geográfica. Existen evidencias claras de este oficio desde la Edad Media. Aunque no fue hasta el siglo XIX y mitad del siglo XX cuando creció y se desarrolló una verdadera manufactura de las pieles.


Las pieles llegaban sobre todo de las antiguas colonias y era en la ciudad en donde se trabajaban, se secaban, teñían y pulían para su venta.


El proceso productivo cada vez iba mejor hasta que, poco a poco, en los años 60, la manufactura de las pieles entró en declive por su evidente atraso tecnológico (ya que se trataba de un proceso muy manual, sobre todo el del tinte). Además, las condiciones de salubridad eran penosas (los curtidores teñían las pieles descalzos), así que con el paso del tiempo se fueron abandonando totalmente estos oficios tradicionales.

No hay comentarios: