sábado, 25 de octubre de 2014

Zarax o Zarakas

He leído que Limin Ierakas es un fiordo, el único en Grecia, pero no puedo asegurarlo. La Real Academia Española de la Lengua define fiordo como un "golfo estrecho y profundo, entre montañas de laderas abruptas, formado por los glaciares durante el período cuaternario".
 
Nunca antes había visto un fiordo. Desde luego, no tiene nada que ver con las fotos de los fiordos noruegos, aunque sin duda también es muy espectacular y bonito.
En verano, si te alojas cerca de Limin Ierakas, no dejes de visitar el enclave arqueológico de Zarax –Zaraka-.


El sitio arqueológico de la antigua Zarakas está en el lado norte de la entrada de Gerakas justo detrás del pueblo, donde se han encontrado restos de viviendas prehistóricas.

Está bien señalizado, pero no puedes llegar con coche. Has de caminar unos 500 metros hasta llegar a Zarakas.  Antigua ciudad destruida en el siglo III aC. Diseminados por todo el área existen evidencias de su importancia en la época. Pese a que la mayor parte de los antiguos asentamientos fueron destruidos, hoy todavía son visibles partes de la antigua muralla. Las secciones de los hogares, probablemente datan de los períodos helenísticos y posteriores.

Durante período bizantino el poblado fue reconstruido y considerado como un enclave importante para proteger toda la área. Existen evidencias de que los edificios datan de esa época.
Desde la antigüedad siempre se ha valorado como un puerto seguro y de fortificación natural.

En 1462 fue conquistado por los turcos que gobernaron, aunque con períodos en el que estuvo bajo el dominio veneciano. Los venecianos construyeron paredes alrededor del puerto y colocaron una gran cadena de hierro que unía una orilla con la otra a la entrada del fiordo prohibiendo, de esta manera, la entrada al puerto. Por eso, durante unos siglos a este enclave se le conoció como Porto Cadenas.


El antiguo poblado Zarakas está estratégicamente situado. Se localiza en la cumbre de una colina y la vista desde allí abarca toda la entrada al puerto de Gerakas –Limin Ierakas-. Desde allí, a tu izquierda, queda el frente marino, y a tu derecha la entrada al fiordo. La visibilidad por tanto es absoluta. Los pobladores podían avistar rápidamente de la llegada de sus enemigos.


En la cima, al atardecer, rodeados por las grandes piedras rectangulares del enclave, la tranquilidad era absoluta solo ligerante perturbada por el zumbido de los insectos.

No hay comentarios: