viernes, 7 de septiembre de 2012

Elounda


Si llegas en avión hasta el aeropuerto de Heraklión, habrás de hacer unos 75 km para llegar a Elounda. Si vas directamente, sin hacer paradas, no tardas mucho más de una hora. Aunque, también puedes hacer un alto en el camino y acercarte a conocer la zona de Malia, Sissi y Milatos.
La localización de Elounda a pie de mar resulta excelente para quién desee disfrutar de los deportes relacionados con el mar. 


Elounda se halla enclavada en la parte más baja de unas altas montañas - de hecho, el monte Dikti de más de 2.000 metros de altura se encuentra relativamente cerca-  y en uno de los extremos del Golfo de Mirabello


Enfrente de Elounda, la isla de Spinalonga, protege la ciudad de los fuertes vientos de la zona. En esta isla, se encuentra una de las playas más bonitas de la zona: Kolokytha. Una apaciable playa de arena clara y mar azul celeste. Esta playa es bastante famosa y quizá sea esa la razón de que se conozca a la isla Spinalonga como isla de Kolokytha.


Por otra parte, en algunas guías de viajes, al islote Kalidou, antigua fortaleza veneciana y que en los últimos años fue leprosería, también se conoce como isla de Spinalonga. Agencias de excursiones en barco ofrecen viajes al enclave de la fortaleza y lo anuncian cómo viajes a la isla de Spinalonga. Un lío, complicado de aclarar, ya que Spinalonga se utiliza para nombrar tanto la isla como al islote Kalidou. Otros barcos ofrecen viajes a la isla de Kolokythas (isla de Spinalonga) para evitar la confusión con los viajes propuestos para conocer la antigua fortaleza y antigua leprosería, en el islote de Kalidou (conocido también como isla Spinalonga). 





En realidad, todo está muy cerca. Puedes ir un día de excursión hasta las ruinas de la fortaleza veneciana y otro día a la playa de Kolokythas o también, puedes - en otra excursión que proponen - pasar la mañana en la fortaleza veneciana y por las tarde darte un relajante baño en la playa de Kolokytha.





En Elounda, aprecias perfectamente el acusado contraste entre la vida de playa en la zona costera y el modo tradicional de vida en las  villas del interior de Elounda como en: Selles, Fourni, Skinias, Vrouchas y Karydi. 



Si te acercas hasta Karydi, merece mucho la pena que hagas una parada para visitar el monasterio Areti -Moni Areti-.
El monasterio está bien conservado y cuenta con una iglesia muy bonita y una pequeña capilla con iconos. El cuidado jardín resulta de lo más refrescante, sobre todo porque se halla rodeado de un paisaje árido y rocoso. Con el calor del verano cretense agradeces una buena sombra.  


Elounda está desarrollada turísticamente, aunque no tanto como Agios Nikolaos. Dispone de bares, tabernas, tiendas de regalos, supermercados, restaurantes y confortables hoteles que se han edificado a lo largo de su costa. 

Elounda posee un bonito y largo paseo marítimo (que conecta con las playas más cercanas). En él, se ubican la mayoría de los restaurantes de la ciudad. Nosotros comimos muy bien en el restaurante Nikos. Recomendado por Lida, nuestra amable anfitriona del hotel.

Para algunas personas, Elounda es un sitio sin interés, en cambio, para mí Elounda es lugar  pacífico, con personalidad y mucho atractivo. 


Pasear tranquilamente por su paseo marítimo, justo al atardecer, te reconcilia con la vida y más cuando respiras ese olor intenso a mar que llega a tierra ayudado por la constante brisa marina y que además resulta el mejor alivio para los siempre aquí calurosos veranos.

No hay comentarios: