domingo, 30 de octubre de 2011

Falasarna beach

Llegamos a Falasarna desde Kissamos.


La visión que se tiene de la playa llegando desde la zona más alta de la montaña, por una estrecha carretera, es espectacular. La belleza del mar es deslumbrante.


Los diferentes tonos azules hacen que pienses en el mar del Caribe, aunque cuando te sumerges en el agua descubres que su temperatura no tiene nada de caribeña; está fría. Eso sí, el contraste del calor del verano y el agua fría es muy gratificante. 


Falasarna es una playa larga con pequeñas playas a ambos lados. 
El mar limpio y claro impacta por su belleza. Sólo los alrededores de la playa desmejoran esa hermosa imagen del lugar. En las laderas de las montañas que la circundan, grandes hileras de plástico blanco desmerecen la playa. Son los invernaderos.
El área geográfica posee mucho encanto. Puedes disfrutar de la naturaleza, pero también visitar los restos arqueológicos de la acrópolis de Falasarna, los vestigios de la antigua ciudad.


En la playa, hay unos pocos restaurantes y chiringuitos, para tomar algo sin necesidad de desplazarte fuera de la misma. Además, también puedes pernoctar por esta zona.
Se encuentra alojamiento en la misma playa, por ejemplo, en:
También puedes dormir en la ciudad de Kissamos, que está relativamente cerca de Falasarna.



Nosotros pasamos el día en una de las playas laterales. Allí encontramos un espacio habilitado para aparcar. Desde ese aparcamiento bajas a la playa por medio de unas estructuras de madera que facilitan la  entrada a la playa, sin quemarte los pies con el intenso calor de la arena en verano.
Ya en la playa encuentras duchas, sombrillas y tumbonas para pasar tranquilamente un día de playa.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada día 'máb.bonito', completo y trabajado, el blog. Tendrías que divulgarlo, de alguna manera, porque a estas alturas la cantidad de información - buena - es tal, que bien podría ser un sitio de referencia. Felicitats! RZ

CarmeLa dijo...

Gracias, RZ!