sábado, 29 de septiembre de 2012

Plaka


¿Qué es Plaka? En realidad, Plaka es el final de una carretera que conduce hasta un diminuto puerto, del que salen barcos hacia la isla de Spinalonga y, que a lado y lado de esa carretera se han edificado pequeños hoteles, restaurantes, tabernas y bares.


Nada indica que Plaka es un lugar mágico, de lo mejor entre lo mejor de la zona. Su situación en el vértice de las montañas y a orilla del mar, hacen de este enclave un lugar único.


La belleza de las altas montañas peladas, áridas, salvajes, rocosas y ocres contrasta de maravilla con el azul profundo del mar cretense. Enfrente, de Plaka, la omnipresente y desafiante Spinalonga, con los restos de su fortaleza veneciana.


Plaka, además, posee una pequeña playa de cantos rodados, de pequeños guijarros, con duchas, parasoles y tumbonas. La limpieza de sus aguas la hace merecedora de la bandera azul de la Comunidad Europea.


En algunos restaurantes de Plaka puedes degustar pescado o marisco. En otros, cualquier otro plato de comida típicamente cretense. Nosotros comimos en Maria's Taverna y en el Thalassa.
¿A qué suena interesante? ¡Mejor es verlo!

domingo, 23 de septiembre de 2012

Agios Nikolaos


Aún ahora, después de volver de Creta, me alegro de haber escogido pasar unos días en la zona de Elounda. 
Desde Elounda, puedes hacer un sinfín de cosas diferentes. Puedes practicar senderismo; visitar el monasterio de Areti, visitar la cueva de Milatos, acercarte hasta los tradicionales pueblos  cretenses de Therisso, Selles, Pines o Karydi, hacer una excursión en barco hasta Spinalonga o ir a la playa. 


Pero si por casualidad, te apetece un poco más de civilización puedes acercarte hasta Agios Nikolaos. Desde allí, también puedes hacer muchas excursiones. Existen un montón de agencias de viaje o de ocio que organizan excursiones de todo tipo cómo: en barco, con bicicletas de montaña, puedes hacer senderismo o submarinismo. 
En realidad, puedes hacer prácticamente lo mismo si te alojas en Agios Nikolaos o en Elounda, porque la distancia entre las villas es de sólo 9 kilómetros. Esta distancia se recorre por una carretera que bordea la costa y donde a ambos lados de la misma se han edificado hoteles tipo resorts de todos los tamaños y precios y que en verano se llenan de turistas.


Agios Nikolaos, con unos 8500 habitantes, es la capital  del área de Lassithi. Construida a orillas del Golfo de Mirabello, es una de las ciudades más turísticas de Creta. Puede que esto se deba a la buena red de carreteras de que dispone la ciudad y que facilita un desplazamiento cómodo y fácil, prácticamente, desde cualquier otro lugar de Creta.

No dispone de aeropuerto, como en otras ciudades cretenses, pero la carretera que conecta Agios Nikolaos con el aeropuerto de Heraklión es buena y te permite, en poco más de una hora, plantarte en el aeropuerto o en la ciudad, depende de cual sea tu destino.


Aunque yo no pernoctaría en Agios Nikolaos, sí creo que es un buen lugar para dar un paseo por sus calles peatonales y por la zona del lago Voulisméni - lago de 137 metros de diámetro y con una profundidad de 64 metros-. Cerca del lago, hay una oficina de turismo en la que te proporcionan información sobre la ciudad.



La situación estratégica de Agios Nikolaos en el Golfo de Mirabello y a tan sólo 9 kilómetros de Elounda la convierten en una ciudad óptima para pasear, comprar, ir a su museo arqueológico (nosotros no pudimos entrar porqué estaba en obras) o simplemente para cenar.


Seguro que hay personas que adoran Agios Nikolaos, pero ya se sabe que para gustos, los colores.

Después de disfrutar del sosiego de Elounda, Agios Nikolaos me pareció demasiado movida.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Elounda Island Villas


Para pernoctar por la zona de Elounda, escogimos uno de los alojamientos más aislados de la ciudad: el Elounda Island Villas. Localizado, enfrente de Elounda, en la isla Spinalonga (también conocida como isla de Kolokytha o península de Spinalonga).


Los fuertes vientos golpean con fuerza esta parte costera de la isla. Por esa razón, es totalmente innecesario el aire acondicionado en el hotel, dado que la propia brisa marina baja la temperatura por la noche. El resto del día lo pasas haciendo excursiones o en la playa, de ahí que no eches a faltar el aire acondicionado. Además, la construcción de las villas, con ventanas en la parte delantera y posterior, permite que circule el aire y poder así estar fresquitos dentro de ella.


El hotel es sencillo y rústico. Recuerda a las tradicionales casas cretenses. Es un lugar relajante con buenas vistas a la bahía. No dispone de piscina, pero la verdad no la necesita, porque cerca, tan sólo a 5 minutos andando, se encuentra una pequeña playa, entre rocas, que viene a hacer las veces de piscina natural de aguas impolutas. Esta playa no es de arena, si no de guijarros, aunque cuando entras en el  mar, el suelo es de arena fina. El agua, completamente transparente, la transforma en un inmenso espejo.


No lejos del hotel, más o menos a un kilómetro, se localiza la playa de arena blanca más famosa de esta área: Kolokytha beach. 


Nosotros íbamos a Kolokytha a primera hora de la mañana. A las 8'30 ya estábamos dándonos el primer baño. Sobre las 10'30 suelen aparecer los barcos que realizan las excursiones hasta esta playa. Después de desembarco  y de la gran avalancha de turistas sedientos de baños de mar, nosotros abandonábamos Kolokytha.



La construcción del hotel es antigua, sin lujos, pero se está allí de maravilla. La zona común es bonita y la dueña del hotel, Lida, amable y simpática. Pregúntale lo que quieras saber sobre Elounda, siempre te dará buenos consejos. Te recomiendo que te dejes guiar por Lida.  

viernes, 7 de septiembre de 2012

Elounda


Si llegas en avión hasta el aeropuerto de Heraklión, habrás de hacer unos 75 km para llegar a Elounda. Si vas directamente, sin hacer paradas, no tardas mucho más de una hora. Aunque, también puedes hacer un alto en el camino y acercarte a conocer la zona de Malia, Sissi y Milatos.
La localización de Elounda a pie de mar resulta excelente para quién desee disfrutar de los deportes relacionados con el mar. 



Elounda se halla enclavada en la parte más baja de unas altas montañas - de hecho, el monte Dikti de más de 2.000 metros de altura se encuentra relativamente cerca- y en uno de los extremos del Golfo de Mirabello.

Enfrente de Elounda, la isla de Spinalonga, protege la ciudad de los fuertes vientos de la zona. En esta isla, se encuentra una de las playas más bonitas de la zona: Kolokytha. Una apaciable playa de arena clara y mar azul celeste. Esta playa es bastante famosa y quizá sea esa la razón de que se conozca a la isla Spinalonga como isla de Kolokytha. La isla de Spinalonga es en realidad una Península ya que se encuentra unida al continente por un largo camino de piedra.


Por otra parte, en algunas guías de viajes, al islote Kalidou, antigua fortaleza veneciana y que en los últimos años fue leprosería, también se conoce como isla de Spinalonga. Agencias de excursiones en barco ofrecen viajes al enclave de la fortaleza y lo anuncian cómo viajes a la isla de Spinalonga. Un lío, complicado de aclarar, ya que Spinalonga se utiliza para nombrar tanto la isla como al islote Kalidou. Otros barcos ofrecen viajes a la isla de Kolokythas (isla de Spinalonga) para evitar la confusión con los viajes propuestos para conocer la antigua fortaleza y antigua leprosería, en el islote de Kalidou (conocido también como isla Spinalonga). 




En realidad, todo está muy cerca. Puedes ir un día de excursión hasta las ruinas de la fortaleza veneciana y otro día a la playa de Kolokythas o también, puedes - en otra excursión que proponen - pasar la mañana en la fortaleza veneciana y por las tarde darte un relajante baño en la playa de Kolokytha.




En Elounda, aprecias perfectamente el acusado contraste entre la vida de playa en la zona costera y el modo tradicional de vida en las  villas del interior de Elounda como en: Selles, Fourni, Skinias, Vrouchas y Karydi. 


Si te acercas hasta Karydi, merece mucho la pena que hagas una parada para visitar el monasterio Areti -Moni Areti-.
El monasterio está bien conservado y cuenta con una iglesia muy bonita y una pequeña capilla con iconos. El cuidado jardín resulta de lo más refrescante, sobre todo porque se halla rodeado de un paisaje árido y rocoso. Con el calor del verano cretense agradeces una buena sombra.  


Elounda está desarrollada turísticamente, aunque no tanto como Agios Nikolaos. Dispone de bares, tabernas, tiendas de regalos, supermercados, restaurantes y confortables hoteles que se han edificado a lo largo de su costa. 

Elounda posee un bonito y largo paseo marítimo (que conecta con las playas más cercanas). En él, se ubican la mayoría de los restaurantes de la ciudad. Nosotros comimos muy bien en el restaurante Nikos. Recomendado por Lida, nuestra amable anfitriona del hotel.

Para algunas personas, Elounda es un sitio sin interés, en cambio, para mí Elounda es lugar  pacífico, con personalidad y mucho atractivo. 


Pasear tranquilamente por su paseo marítimo, justo al atardecer, te reconcilia con la vida y más cuando respiras ese olor intenso a mar que llega a tierra ayudado por la constante brisa marina y que además resulta el mejor alivio para los siempre aquí calurosos veranos.