domingo, 29 de enero de 2012

Monforte de Lemos

Llegamos a Monforte de Lemos, desde nuestro alojamiento en Penalba, o Remanso dos Patos, por la carretera nacional que une Ourense con Monforte de Lemos y pasa por Os Peares.
Con la compañía de una densa niebla, atravesamos extensas zonas boscosas y aunque en ciertas áreas el sol disipaba débilmente la niebla, no fue hasta bien entrado el día que no despejó del todo.


Pusimos rumbo a Monforte para conocer el Parador Nacional de Monforte de Lemos y decidimos comer en la ciudad. Contamos con excelentes recomendaciones de restaurantes en Monforte. Comimos en La Polar, en pleno centro de la ciudad. Me lo recomendó Fernando, un compañero del trabajo (desde aquí, gracias).



Para bajar la copiosa comida, caminamos por el casco histórico de Monforte de Lemos y llegamos hasta el el conjunto monumental del Monte de San Vicente do Pino. De este conjunto monumental forma parte: el Pazo Condal de Lemos, el Monasterio de Benedictino de San Vicente do Pino del siglo X-XVI  y la Torre del Homenaje, construida en el siglo XII. También existen restos de la muralla del siglo XIII que protegía la antigua villa. 



Decidimos tomar algo en la cafetería del Parador. Se trata de una cafetería pequeña, acogedora, de ambiente relajado y decorada con muebles de madera noble. Es un lugar plácido para pasar un rato, para leer tranquilamente o para consultar el correo electrónico. 





Al final del día, el tiempo había cambiado radicalmente y el sol iluminaba y calentaba el frío ambiente del invierno lucense.

viernes, 20 de enero de 2012

Fraga de Catasós


Cerca de Lalín, se encuentra el parque de la Fraga de Catasós que ostenta el título de Monumento Natural. El parque de castaños y robles ocupa un pequeño territorio cercano a la villa de Cabreira. 
Los castaños allí alcanzan los treinta metros de altura y algunos llegan a medir hasta cinco metros de diámetro. 




En invierno, la Fraga está repleta de helechos, musgo y setas de todos los tamaños y colores. Unos senderos nos indican las rutas a seguir por el parque. Merece una parada.




De camino hacia Ourense desde A Coruña, para poder visitar la Fraga de Catasós, pernoctamos en Lalín. En el hotel Torre do Deza.



Un hotel sin grandes pretensiones, localizado en el parque Empresarial de Lalín.
El hotel, de 4 estrellas, resulta un poco impersonal, pero correctísimo y muy eficiente. Ideal para conocer la zona. Las habitaciones son grandes y los baños también. Posee una zona de aguas completa, con  piscina de chorros, sauna turca y sueca y zona de relax. Además durante todo el año ofrece unas ofertas de alojamiento muy interesantes.

Cerca de Lalín, en Silleda, os aconsejo alojaros o bien hacer una parada para disfrutar de la cocina del hotel restaurante Nós.

Desde Silleda se pueden hacer muchas excursiones.

jueves, 12 de enero de 2012

Ourense

De las cuatro provincias que forman Galicia, tres disfrutan de mar -del océano Atlántico y del mar Cantábrico-. Sólo una provincia no tiene costa y esa es Ourense.


Ourense no tiene mar, pero no le importa porque compensa esa falta de agua salada, con abundante agua dulce. Muchos son los ríos que pasan por esta provincia, entre ellos: el Miño, el Sil, el Arnoia, el Avia, el Bubal, el Limia, el Barbantiño y el Támega. Además, Ourense posee grandes zonas boscosas de gran biodiversidad.


La importancia del agua en Ourensre es evidente, ya que el Miño y el Sil marcan la vida de un amplio espacio geográfico. Por esa razón considero realmente importante cuidar la calidad de las aguas. 


En la zona donde discurre el Miño el paisaje es apacible. Es una tierra domesticada por el hombre, con mucho sudor; una tierra abrupta con grandes extensiones de viñedos que llegan desde la orilla del río hasta la parte más alta de la montaña. Desde casi cualquier lugar del Miño puedes contemplar los viñedos que dan origen al vino de denominación: Ribeira Sacra.


El otro gran río, el Sil, es navegable, aunque el Miño también lo es. En Parada de Sil puede navegar en catamarán por el río que lleva su nombre entre los altos cañones que ha formado el río con el paso de los siglos.


En la provincia de Ourense, también puedes caminar por las vías romanas, hacer parte del Camino de Santiago o bañarte en algunos de sus múltiples balnearios o en las famosas Termas.


Ourense es inmensamente rica, no sólo en agua o en potente naturaleza, también en arquitectura civil o religiosa. Posee grandes monasterios. Formando, con el paso del tiempo, una cultura monástica muy importante. En la Edad Media eran auténticos centros del saber, como el Monasterio de San Clodio o el de San Estevo



Sólo te digo que si visitas Ourense no te arrepentirás. 

domingo, 1 de enero de 2012

Cala Bona



La costa abrupta entre Blanes y Lloret de Mar esconde pequeñas playas -calas- de gran belleza. Cala Bona es una de ellas (también conocida como Cala de Sant Francesc).
Esta playa se localiza al principio de la  Costa Brava, cerca de Blanes. Se llega a ella en coche, prácticamente, hasta la arena de la playa. Existe un aparcamiento privado y también una zona libre y gratuita  para aparcar.


Se puede aparcar a la sombra, porque durante toda la bajada a la playa encuentras una gran cantidad de altos y frondoso pinos mediterráneos para poder aparcar con sombra.
La playa ostenta bandera azul. Sus aguas está, limpias. Dispone de buenos servicios, como lavabos, duchas, socorristas, restaurantes de playa.




La playa de Cala Bona,  en forma de media luna, queda protegida del viento por dos altos acantilados que se encuentran a ambos lados de la playa. 
Pese a la gran urbanización que padece la zona. La gran frondosidad de la arbolada que la rodea, protege un poco la visión de las edificaciones. 
Esta playa es un remanso de paz, aunque no tanto en los meses de verano.