sábado, 14 de noviembre de 2009

Playa Rincón


  
.
A Playa Rincón llegamos en barca desde la playa de Las Galeras. Se trata de una excursión de apenas 20 minutos en lancha rápida. Si ese trayecto lo haces en bicicleta, a caballo, a pie o en moto el viaje es considerablemente más largo, porque el camino bordea la costa que es muy irregular. Si piensas ir andando, tardarás unas 2 horas. Aconsejo llevar agua, para no llegar deshidratado.

.


Playa Rincón está rodeada de altas y frondosas montañas. Es una playa que aún no está urbanizada. Su aspecto resulta salvaje. Está bordeada de altísimas palmeras de tronco fino. Cuando brilla el sol, la arena aparece prácticamente blanca y el agua del mar se transforma en azul turquesa.



En alguna revista he leído que está considerada entre las 10 playas más bonitas del mundo, pero algunas consideraciones que aparecen en las revistas de viajes están muy mediatizadas y, con frecuencia, no resultan muy imparciales.


Playa Rincón es hermosa, como muchas playas del Caribe. La diferencia es que no existen edificaciones y eso hace que se radicalice su aspecto agreste. Dispone, eso sí, de distintos chiringuitos para comer, ya que es una excursión larga. Hay tumbonas y te cobran si las utilizas, pero constituye un gran placer descansar en la tumbona, tomando algo fresco, mientras contemplas el indómito paisaje.


jueves, 5 de noviembre de 2009

Playa Frontón

Para llegar hasta playa Frontón la mejor opción es ir en lancha rápida, aunque también puedes llegar por tierra; pero el camino es largo y el calor caribeño intenso.

El agua de Frontón es transparente y cristalina y la arena blanca. Posee una barrera coralina que la resguarda y que resulta ideal para el buceo. Allí puedes encontrar una gran diversidad de peces de todos los tamaños y colores. La playa Frontón es una de las playas mejor perservadas y más espectaculares de toda la República Dominicana.

La dificultad evidente para llegar a ella la protege y ayuda a mantener ese aire de lugar ideal para esconder un cofre pirata, lleno de joyas y monedas de oro.
.
La primera impresión al ver Frontón fue de sorpresa, porque está a los pies de un alto y abrupto acantilado de rocas grises y negras y rodeado de una intensa vegetación. No me imaginaba una playa tan agradable en un espacio natural tan escarpado e inaccesible.
Me gustaría, de verdad, que se preservara y que pudiera quedar protegida de la avaricia humana.