domingo, 4 de marzo de 2018

Nájera y el río Najerilla

En un pequeño valle por el que cruza el río Najerilla, afluente del río Ebro, se localiza la ciudad de Nájera, en la Rioja Alta. Una ciudad con un pequeño barrio, llamado "La zona" con edificios antiguos, pero el resto de la ciudad es de nueva construcción, con pisos de varias alturas y con un trazado urbano un poco caótico.

Fuimos a Nájera para visitar el famoso Panteón real de Santa María la Real.

Durante el medievo, Nájera fue segunda capital del Reino de Navarra. De ahí su importancia. Situada en el Camino de Santiago. Forma parte de la ruta de los peregrinos a Santiago de Compostela.


Aparcamos el coche en uno de los parking públicos que se suceden en el centro, cercano al río. Aprovechábamos que estábamos cerca del Parque Natural de Nájera para pasear por él, antes de ir a ver el Monasterio.

  
   



Este parque natural es el pulmón de la ciudad. Mientras paseábamos nos cruzamos con gente haciendo deporte. Es un lugar plano, paralelo al río, muy agradable para caminar o hacer deporte.



Después del paseo, cruzamos el puente para ir a la parte vieja de la ciudad. Allí está el Monasterio, la Capilla de la Madre de Dios y la iglesia. También, la gran mole de piedra rojiza que durante siglos ha sido excavada, formando cuevas en la ladera de la montaña. Como ejemplo, las cuevas de Peñaescalera y la de Pasomalo.

Además, una de las cosas más prácticas de esa parte de la ciudad es que hay una buena cantidad de tiendas dedicadas a productos de la tierra, para visitantes y turistas. Productos típicos de La Rioja tales como conservas, embutidos, miel y vino.


Nos gustó especialmente el Monasterio de Santa María la Real. Monasterio fundado en el siglo XI por Don García. Él era natural de Nájera. Dice la leyenda que fundó la Orden de la Terraza o de las Jarras, en agradecimiento a la Virgen, que encontró en una cueva de la montaña junto a una jarra con azucenas. Según la leyenda, este hallazgo le ayudó a ganar la guerra. Esa fue la principal razón para edificar el Monasterio o Panteón de los reyes del Reino de Navarra.

 
    
   


La iglesia data del siglo XVI tiene tres naves con crucero. La primitiva cueva dónde Don García encontró la virgen está incorporada a la nave de la iglesia. En la entrada, se encuentra el Panteón Real con 12 sepulturas que datan del siglo X al XIII. 

En otra nave de la iglesia está el sepulcro románico de Doña Blanca de Navarra.

   


El claustro del Monasterio, ha sufrido varias reformas, pero sigue siendo un claustro espectacular. Sobre todo, por el trabajo en piedra que decora los capiteles y por los arcos apuntados que están decorados con una tracería calada que recuerda a los trabajos en ganchillo. Un trabajo en piedra muy delicado y poco común.

No hay comentarios: