viernes, 21 de marzo de 2014

Vila Nova de Gaia


Desde Oporto, la imagen de Vila Nova de Gaia es prácticamente una constante. Los puentes invitan, en cierto modo, a que te atrevas a cruzar el Douro y le concedas una oportunidad a la desconocida Vila Nova de Gaia.



Nosotros atravesamos el puente de Dom Luiz I atraídos por la curiosidad que supone tener un vecino con tantas bodegas juntas, una al lado de la otra y cómo no, estando allí fuimos a visitar la bodega Ferreira y la bodega Sandeman.



En las bodegas realizan catas de Oporto. Allí descubrí que existen diferentes clases de Oporto, los más comunes son los negros y los blancos. El negro se sirve a temperatura ambiente y el blanco se sirve muy frío. Me gustó el Oporto blanco. Era suave y fresco al paladar.
Otro punto interesante para cruzar el río es ver, desde este lado, la majestuosa ciudad de Oporto. Desde Vila Nova de Gaia aparece lejana, distante, aunque sólo está a unos metros.

No hay comentarios: