domingo, 17 de febrero de 2013

Vall de Laguar

La comarca de la Marina Alta alicantina además de playas, puertos y calas cuenta con altas montañas, desfiladeros y fértiles valles que separan o unen las diferentes sierras que atraviesan esta comarca. Estos valles se forman entre las altas montañas y todos ellos se hallan cerca del mar. Son los valles de Laguar, Pop, Ebo y de Gallinera.

 
Estos valles de clima mediterráneo, pero más lluvioso, están trabajados por el hombre desde hace siglos. Su emplazamiento entre altas montañas los protege y aísla. En ellos encontramos pueblos diminutos con pocos habitantes y con unos alrededores bonitos, con una gran diversidad de árboles frutales y de cultivos típicos mediterráneos como el olivo, la vid y los almendros.

 
Llegamos hasta la Vall de Laguar (o Laguart) desde Parcent, por una estrecha carretera llena de curvas y con unas vistas impresionantes. Por esta carretera comarcal se pasa por el Barranc de l'Infern. Espectacular desfiladero -de alto interés geológico- atravesado por el río Girona, que se puede recorrer con algún guía de la zona. La carretera termina en el pueblo de Benimaurell. 

En las afueras del pueblo de Benimaurell han construido un hotel, el Alahuar. Este hotel rural tiene unas vistas panorámicas de todo el valle, porque está situado a 550 metros sobre el nivel del mar. Es un hotel para los amantes de la tranquilidad y de la naturaleza y también lo aconsejo para aquellos que deseen hacer excursiones, porque muy cerca está el Barranc de l'Infern. Uno de los mejores lugares para practicar el senderismo o la escalada.
 





Lo más sorprendente del valle es que se halla encajonado entre la alta Serra de Cavall Verd y la Serra de Migdia.  Este valle se localiza al sur de la Vall d'Ebo y a tan sólo 23 kilómetros de Denia, es decir del mar. Nos asombró muy positivamente lo preservados que están estos valles estando tan cerca de Denia o de Jávea. Mantienen una naturaleza rica en flora y fauna. Los pueblos son pequeños y están bien conservados. A ellos, parece que aún no han llegado los depredadores del ladrido (espero que sigan así).
 




El término municipal de este valle lo forman cuatro poblaciones: Benimaurell, Fleix, Campell y Fontibes.  Son pueblos pequeños y su economía se basa en la agricultura, sobre todo en el cultivo del olivo, la vid, el almendro y las cerezas. Aunque, actualmente, el turismo también ayuda a la economía de la zona. 


No hay comentarios: