viernes, 2 de marzo de 2012

Allariz

 
En diciembre, estuve en  Allariz. Por lo que pude ver, Allariz es una ciudad calmada, relajada y plácida. No sé cómo será en otras fechas, pero en invierno la ciudad respira quietud. El río Arnoia la cruza y da un aire melancólico a la ciudad. 
Posiblemente en parte se deba al paseo o alameda de altos árboles que bordea los márgenes del río. Un espacio tranquilo para poder pasear, sentarse a leer en uno de los bancos de piedra, hacer deporte o, simplemente, para relajar la mente mientras contemplas el discurrir del río.
 
Justo al final del paseo se encuentra el antiguo puente de Vilanova que une ambas orillas del río Arnoia. 


La ciudad está adaptada para que el ciudadano se encuentre allí lo mejor posible. Allariz es una ciudad de dimensión no muy grande, limpia, bien conservada y con buenos equipamientos municipales.
 
Allariz dispone de una piscina climatizada, también de lugares para el ocio y el deporte, además de buenas escuelas y espacios multiculturales que facilitan a la ciudadanía el encuentro y el diálogo.


La villa conserva en muy buen estado un casco antiguo monumental. Desde 1971, su casco viejo está declarado como Conjunto Histórico Artístico. Los monumentos que puedes visitar son muchos, entre ellos el Monasterio de Santa Clara, la Iglesia de Santiago, la Iglesia de San BenitoCasa Castro-Oxea o el Pazo de los Enríquez.
Las calles del centro están empedradas ya sea con grandes bloques o losas de piedras rectangulares, o con pequeños adoquines, también de piedra. Allí se sitúan muchos comercios, bares, alojamientos y restaurantes.





Además como incentivo añadido para visitar la ciudad están las tiendas outlet.
Situadas, la gran mayoría, en el casco viejo, sirven como reclamo para visitar la ciudad; una ciudad que por sí sola ya logra generar un verdadero interés. En estas tiendas se vende ropa y complementos de marca. Allí puedes encontrar, entre otras, las de: Verino, Dutti, Pernas, Schlesser, Adolfo Domínguez, Star o Titto Bluni.


No hay comentarios: