sábado, 25 de septiembre de 2010

Alojamiento en Holbox

Holbox es un paraíso para las aves y los peces. También, lo es para cualquier tipo de insecto, libélulas, luciérnagas, moscas, pero sobre todo para los mosquitos y los tábanos.

Si los mosquitos lo permitían era un verdadero espectáculo contemplar, por la noche, el contínuo movimiento y juego de luz de las luciérnagas frente del mar.


La rusticidad y el primitivismo de la isla  impresionan. Se respira eso sí una cierta dejadez en la limpieza. A veces, vasos y bolsas de plástico vuelan desde el mar a la playa o de la tierra al mar, en un movimiento elíptico sin fin. Es una lástima, porque se trata de un lugar frágil y paradisíaco.


En Holbox, resulta muy importante la elección del hotel. Sólo alguien que haya estado allí, como es mi caso,  puede saberlo. Ha de ser un hotel de cierto nivel, no sólo para procurarse un  buen descanso sino también por higiene.


Estuve alojada en primera línea de mar en el hotel Villas HM Paraíso del Mar. Acerté de pleno en la elección del hotel y también de la zona en que éste se halla ubicado. Fuera del pueblo y del puerto, pero lo suficientemente cerca como para acercarte al centro en 5 minutos de maravillosa caminata.

 Villas Delfines
Otros hoteles en Holbox:

lunes, 20 de septiembre de 2010

Holbox


Isla Holbox está situada a 10 kilómetros al norte de la Península de Yucatán en el Golfo de México, justo enfrente de la ciudad de Chiquilá, y separada de ésta por la laguna Yalahau.


Para ir desde Chiquilá a la isla Holbox puedes tomar un ferry, catamarán o una lancha rápida, pero no esperes encontrar un edificio para resguardarte de la lluvia, si por casualidad llueve.  No hay nada. Sólo un pequeño y destartalado edificio que no puede cobijar a nadie. Los barcos no van a Cozumel, sino  a una humilde y pequeña isla. La llegada a la isla Holbox es impactante, pero para una persona amante de la comodidad el impacto aún es mayor.


Holbox tiene 42 kilómentros de largo por sólo unos 2 kilómetros de ancho. Todo el entorno foma parte de la reserva natural de Yum Balam, tanto el de la laguna, como Holbox e islas adyacentes.


Al norte de la isla, encuentras playas vírgenes en dónde habitan distintos tipos de aves, insectos y otros animales. Al sur,  justo enfrente de la península, predomina el mangle. El clima es tropical.


Holbox es una isla salvaje y primitiva. En algunas zonas está descuida y sucia (quizá provocado por fuerzas naturales como los huracanes y fuertes lluvias). El entorno, es delicadamente frágil. Esto se aprecia, perfectamente, en un sector de la isla que quedó devastada tras el paso del huracán Wilma. Árboles arrancados de cuajo, siembran una parte de la isla.


Paseando por la orilla de las playas, puedes ver edificios, prácticamente, derruidos que nos advierten y muestran la violencia de los huracanes en ese territorio.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Parque Nacional de Tulum

Otra de las excursiones que hicimos fue a la zona arqueológica de Tulum. El calor era sofocante, ya que se trata de una área geográfica en donde el clima es cálido y muy húmedo.
 
Nuestro guía nos señaló con orgullo que él era uno de los muchos descendientes de los mayas que existen en esa zona. Su abuela, por ejemplo,  no sabía hablar español. Nos explicó que la lengua maya no se ha perdido y que él con su familia continuaba hablando en maya. 


Los mayas siguen viviendo en la Península de Yucatán. Su cultura se transformó, pero ellos no desaparecieron. 


El pueblo de Tulum está constuido a unos 2 kilómetros del Parque Nacional de Tulum. Los restos arqueológicos de Tulum son espectaculares y muchos de los habitantes del pueblo viven del dinero que genera el parque. 


Cuando entras a través de la muralla de Tulum no esperas encontrar un lugar estéticamente tan hermoso. El tiempo le da una pátina de belleza difícil de olvidar. Su ubicación a los pies del mar Caribe acentúa su bella estética. 


Las construcciones están relativamente bien conservadas y muy bien cuidadas y protegidas. La mayor parte de los edificios que antiguamente eran de madera han desaparecido, pero quedan las bases de piedra de muchos de ellos. Los grandes edificios como el conocido con el nombre de "El Castillo" se mantienen en perfecto estado por tratarse de construcciones de estructura con piedra. La piedra procede de fondos marinos, trozos de arrecifes y corales, con algunas que otras inscrustaciones marinas. 


Las construcciones más importantes son: El Castillo, la Muralla que rodea todo el recinto, el Templo del Dios Descendente, el Templo de la Serie Inical y el Templo de los Frescos.
Con la visita a Tulum, entraréis de pleno en el misterioso mundo maya.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Excursión a Cobá

Si visitas la Península de Yucatán os aconsejo que os apuntéis a las excursiones que proponen las Agencias para conocer el mundo maya y su cultura.


La mayor parte de la península está cubierta por selva. Esta es una de las razones de que, en general, la conservación de las construcciones mayas sea excelente. Es difícil decidir qué excursión hacer. Existen muchas propuestas diferentes y todas suelen estar muy bien. Recomendables al 100%. Una de estas excursiones es la de visitar la ciudad de Cobá.



La ciudad maya de Cobá está edificada en plena selva al contrario que la de Tulum que es una ciudad-fortaleza costera.
Cobá o Kobá se construyó muy cerca de cinco lagunas. La más extensa es la del lago Macanxoc.
La extensión de la ciudad es enorme y sólo una pequeña parte está recuperada y restaurada. El resto está escondida en la selva. En muy buen estado está la pirámide conocida como La Iglesia y el conjunto monumental de Nohoch Mul y varias construcciones de los  juegos de la pelota.

 

Todo el complejo está formado por una serie de calzadas rectilíneas que comunicaban Cobá con el resto de las ciudades mayas contemporáneas. Una de estas calzadas llega hasta la espectacular Chitzen Itzá.
Su época de esplendor se sitúa entre los siglos VI y XI.


Se trata de una excursión muy recomendable sobre todo para quién esté interesado en la arqueología, cultura y mundo maya.



Para visitar el complejo se precisa protector solar, un paraguas (para protegerte de la lluvia o el sol) y, sobre todo, una gran cantidad de repelente de insectos.  La visita es mejor realizarla de forma guiada porque entenderéis mejor cómo era una ciudad maya, sus costumbres, ritos y secretos.  A nosotros nos hizo un día nublado, ideal para recorrer el complejo.