viernes, 2 de enero de 2009

Valle de Cabuérniga y el Parque Natural de Saja-Besaya




El Parque Natural de Saja-Besaya está ubicado en la zona central-occidental de Cantabria y forman parte de él las cuencas hidrográficas de los ríos Saja y Besaya. El parque ocupa una extensión de 24.500 hectáreas. Una parte muy importante del mismo está formada por grandes masas forestales de hayas y robles. En las cumbres (por ejemplo, en el Puerto de Palomberas -altitud 1260-) crece otro tipo de vegetación: los acebales. Son arbustos más robustos y fuertes para resisitir las heladas y las nieves que cubren el Puerto en invierno.






   


El Valle de Cabuérnica se encuentra dentro del  Parque Natural de Saja-Nansa. Para mí, tanto el Valle como el Parque son de visita obligada. El entorno es precioso y sorprendentemente está muy cuidado. Desde cualquier lugar puedes hacer largas caminatas, porque existen gran cantidad de pistas forestales y senderos para hacer excursiones o ir en bici -BTT-. Es un lugar muy plácido, un espacio natural armónico.




El Valle de Cabuérniga, tradicionalmente, dedicado a la agricultura y a la ganadería, ofrece excelentes alojamientos en casonas cántabras y la posibilidad de conocer de cerca la vida rural de la zona. Pueblos como Ruente, Sopeñas, Terán, Selores, Renedo salpican el camino del valle. Mención especial merecen los pueblos de Carmona y Bárcena Mayor, ambos, declarados Conjunto Histórico-Artístico.

  

Carmona es una pequeña localidad (situada en la Collada de Carmona) con construcciones de piedra de sillería, con casas señoriales que ostentan blasones familiares en sus fachadas y en las que se pueden ver las típicas solanas cántabras (balcón para secar maíz, la ropa, etc.).

.

  .

Bárcena Mayor posee un conjunto arquitectónico muy bien conservado. Algunas construcciones datan del s. IX. Los edificios son típicos de la arquitectura popular, de dos plantas con zaguán y galería o solana en la parte superior. Pasear por el pueblo es volver a un pasado muy, muy lejano.