lunes, 18 de junio de 2018

Preveza, seductora ciudad



Bajo una ola de calor en verano, viajar a una de las áreas más arboladas de Grecia nos permitió no pasar tanto agobio. La zona del Epiro y Preveza son una de las más verdes de la costa occidental del país. Desde Sivota o Parga hasta Preveza la naturaleza es especialmente generosa. La diversidad de árboles sorprende, sobre todo si vienes de una zona más árida o seca. Varios ríos riegan esa región, entre otros el Aracto (Árachthos), Louros y el Aqueronte.




Desde nuestro alojamiento, el Manna Gea, que está cerca de Vonitsa, había pocos kilómetros hasta Preveza. Tardábamos muy poco en llegar a la ciudad. Sobre todo si cruzábamos por el nuevo túnel subacuático que han construido para salvar la distancia, de unos 700 metros, entre una orilla y la otra. Atravesarlo cuesta 6 euros, pero es muy práctico. Ha sido construido en la parte más estrecha del Golfo de Ambracia que es justamente en dónde se halla Preveza.



Preveza es una bonita ciudad griega. No muy grande, con unas playas tranquilas y un centro histórico que merece la pena visitar. El frente marino también, es muy agradable.

El paseo paralelo al mar, Elevtheriou Venizelou, es magnífico para vagar sin rumbo, sobre todo en las calurosas tardes de verano. Allí, se disfruta de la brisa del mar y se está en sombra, algo muy importante justo en esa época del año. Las terrazas y los restaurantes se llenan de gente que quiere tomar algo fresco, mientras observan el trajín de barcos y gente que van arriba y abajo del paseo y desde las que resulta animadísimo estar allí.

El agua del mar en este lado del litoral estaba tan limpia que vimos pescar con una simple caña y un sedal.



La localización de Preveza en un saliente o península hace que esté prácticamente rodeada de agua, en realidad, por tres de sus lados.

A lo largo de su historia, debido a su estratégica posición geográfica, tuvo diferentes dominaciones. Una primera dominación romana, más tarde la bizantina, la veneciana, la búlgara y finalmente la otomana.

De la dominación romana quedan en pie los restos arqueológicos de la ciudad de Nicópolis. Fundada por césar Octavio Augusto para conmemorar su victoria en Actiun en el año 32 d. C, contra Marco Antonio y Cleopatra. Nicópolis está muy cerca de Preveza.



En las calles de Preveza se puede apreciar la rica historia de la ciudad. Sobre todas las influencias estilísticas o arquitectónicas que tuvo la urbe durante siglos, destacan o predominan las venecianas. Por esa razón, la mayoría de edificios del casco viejo tienen un aire veneciano. Los colores y la estructura de la ciudad, recuerdan mucho a cualquiera de las ciudades que han tenido dominación veneciana, por ejemplo Nafplio.

De la época de dominación otomana es la fortaleza de piedra que se halla justo enfrente de la ciudad y que fue construida bajo el reinado de Khair ed-Din, Barbarroja.


Después de nuestro recorrido por las calles más animadas del centro de Preveza, como la de Theofanous, Antistasis, Ionias, Virona o Balkoi, llegamos hasta la plaza Androutsou. Allí, se sitúan vendedores ambulantes; sobre todo predominan los  puestos de venta de mazorcas de maíz a la brasa. El olor es intenso y apetitoso. Me compré una mazorca y estaba buenísima. Recién hecha a la brasa. ¡Qué buen recuerdo!

Nos sentamos a tomar una cerveza fresca en un animado y divertido café típico de allí  y disfrutamos mucho de la relajada vida estival de Preveza.



No hay comentarios: