domingo, 1 de abril de 2018

Pena Park hotel, luminoso y confortable



Pena Park hotel se localiza cerca de Ribeira de Pena y de Cerva. En una colina boscosa y rural, y sin embargo, relativamente cerca hay un pequeño polígono industrial (aunque desde el hotel no se divisa). Además, próximo al hotel está situada una de las salidas de la autovía. Sin embargo, no se oye absolutamente nada en el interior.

También, cerca de este alojamiento se halla el Parque Pena Aventura Park. Un espacio para realizar actividades lúdicas y deportes de aventura. Con lo cual resulta muy práctico alojarte en él si vas al Pena Aventura Park. Ya que puedes ir andando hasta allí. Está cerca.

Este parque lúdico deportivo es uno de los espacios de animación turística más importantes del norte de Portugal. Ideal para el contacto directo con la naturaleza. Permite realizar escalada, rafting, canyoning, ciclismo, minigolf, tirolinas o paintball entre otros.







El Pena Park es un hotel de nueva construcción, de diseño minimalista y contemporáneo.

Es una enorme caja grande y alargada de metal y madera, con grandes ventanales que permiten entrar la luz. Esta caja alberga 94 habitaciones. Algunas de ellas suites.

La decoración de nuestra amplia y confortable habitación era de líneas simples, puras. El corcho del cabecero de la cama, la bonita moqueta (aunque yo prefiero madera) y la cálida madera de algunas paredes daba calidez y sosiego a nuestra habitación. Me pareció muy buena la iluminación. Había un aplique de luz perfecto para poder leer en la cama y una lámpara con luz tenue, por si tenías que levantarte de la cama en plena noche.

El hotel ofrece a sus clientes confortables habitaciones y servicios extras, tales como gimnasio, alquiler de bicicletas y una bonita zona de spa.







El spa es un plus muy interesante, sobre todo en invierno, ya que la climatología de la zona es especial. A veces, llueve varios días seguidos.

El spa es bonito, aunque la insonorización de la piscina es muy mejorable. Cualquier sonido se multiplica. A pesar de ello, globalmente me gustó mucho. Sobre todo la temperatura del agua que era perfecta: ni demasiado caliente, ni fría. Óptima para activarte. Durante los cuatro días que estuvimos en el hotel, habían pocos clientes y el spa estaba casi siempre vacío, así como el gimnasio.

Desde los ventanales de la piscina, vimos un espacio en el exterior, en obras. Posiblemente, en un futuro esa zona servirá para albergar un espacio extra al hotel.
El desayuno del hotel nos pareció muy bueno. Tenía de todo lo que uno necesita para empezar bien el día. Sobre todo, si por delante te espera una caminata de kilómetros o una visita al vecino Pena Aventura Park.

No hay comentarios: