sábado, 26 de agosto de 2017

Morella y su muralla

Desde Peñarroya de Tastavins, sólo hay unos 30 kilómetros hasta Morella. Así que, aprovechamos que estábamos por esa zona para acercarnos a Morella.



  
Morella se halla situada sobre un promontorio rocoso y de difícil acceso.
Es un enclave estratégico y con una larga historia. De hecho, esta área está habitada desde el Neolítico, Edad del Bronce y del Hierro (se han encontrado piezas de esos períodos en excavaciones arqueológicas).



Actualmente, Morella es una ciudad de turismo de interior. Se localiza en la Comunidad Valenciana. Siendo la capital de la comarca de Els Ports de la zona castellonense.

De climatología extrema, sus veranos son cálidos y sus inviernos muy fríos, ya que está a pocos kilómetros del puerto de montaña: Torremiró.



Morella se halla protegida por una alta muralla que rodea el perímetro más antiguo de la ciudad. Son cerca de 1500 metros de muralla, construida en varias fases. Se conservan 7 puertas de entrada y 10 torres de vigilancia. Las puertas de entrada son: la de san Mateo, san Miguel, del Rey, de los Estudios, de la Nevera, Forcall y Ferrissa.


Aparcamos en una de las puertas de entrada a Morella en la de san Miguel. Camino del castillo, el recorrido urbanístico de la ciudad invita a pasear tranquilamente por sus calles de trazado medieval.




La calle Blasco de Alagón tiene las casas con los bajos aporticados y los domingos bajo los porches se celebra un mercadillo desde la Edad Media. Allí se vende frutas, verduras, encurtidos, etc. Como era domingo nos dedicamos a curiosear por las paradas. Además, en esta calle se concentran la mayoría de los colmados y tiendas de exquisitezes, productos típicos de Morella y suvenires.

Es la calle más animada. Si pasas por ella, haz una parada para contemplar el Ayuntamiento. Es un bonito edificio de los siglos XIV y XV, de estilo gótico-renacentista. Puedes visitar las salas góticas del Consell y la Prisión.



Camino al Castillo pasas por la majestuosa basílica de Santa María La Mayor, de estilo gótico.
La fachada de la basílica tiene dos puertas de entrada: la de los Apóstoles y la de las Vírgenes. Las esculturas se mantiene pese al paso del tiempo.
El interior de la basílica tiene una escalera impresionante que sube al coro y un gran altar mayor de estilo Barroco, que ni te lo imaginas.




Previo pago de 3,50 euros por persona, accedimos al Convento de Sant Francisco, actualmente en obras, y al maltrecho castillo de Morella.

El paso del Tiempo, el expolio y las guerras han dejado su huella en este histórico lugar. Pero pese a su actual estado, te puedes imaginar perfectamente cómo se vivía dentro de esta fortaleza de 8.000 metros cuadrados.
Mientras subes la empinada cuesta, el castillo parece despeñarse. Una moles gris de piedra natural lo sostiene.




Tras la puerta princial hay un pequeño museo que explica la historia de Morella y los acontecimientos más importantes por los que ha pasado la ciudad. Interesante.
Tras subir un montón de escaleras llegas a la plaza de Armas. Las vistas desde allí abarcan una enorme extensión de territorio.



No hay comentarios: