viernes, 16 de diciembre de 2016

Nautilus apartments

Elegimos los apartamentos Nautilus por su localización, cercana a las playas, pero lejos del puerto central, un poco más ruidoso. Por las noches, en nuestro apartamento  la tranquilidad estaba asegurada.
El Nautilus tenía unas críticas excelentes y tampoco estaba lejos del centro. Estaba al lado del puerto de Hirolakas (Girólakas). Desde nuestro apartamento podías ir andando a cualquier sitio. 

  

La gerente de los apartamentos, Joanna,  es muy profesional, amable, simpática y acogedora. En todo momento, te hace sentir como si estuvieses en tu casa. Sus desayunos son memorables. Hechos por ella misma con cariño y destreza. Uno de los mejores desayunos que hemos probado no solo en Grecia sino en muchos de los otros países que hemos visitado.


Los apartamentos son cómodos  y espaciosos. La limpieza es otro de sus fuertes. La limpieza era diaria y se notaba. Siempre había un refrescante olor a limpio. 

El apartamento estaba todo impoluto. Ideal. Lo recomiendo.



Los consejos de Joanna, la gerente, nos sirvieron para sacar el mejor provecho de nuestra estancia en Galaxidi. Nos indicó las mejores playas y los lugares más interesantes de la zona. Nos señaló el trayecto para ir al recinto arqueológico de Delfos y el mejor camino para llegar hasta la cumbre del monte Parnaso (que en invierno, es una estación de esquí).



Las playas de esta zona cercana a Galaxidi, suelen ser de guijarros o rocas. No esperéis playas de arena fina, como en otros lugares de Grecia. Así que mejor llevar un calzado apropiado para entrar al mar. Eso sí, el agua del mar era transparente como un cristal.
Desde las playas cercanas a nuestro alojamiento, podías contemplar el omnipresente monte Parnasos y a sus pies la ciudad de Delfos e Itea. 

Alrededor de Galaxidi, existen un buen número de calas y pequeñas playas de guijarros, en las que los habitantes de Galaxidi van a refrescarse después de acabar su jornada laboral. Allí comentan lo que han hecho durante el día. En verano, la playa es un estupendo lugar de reunión. 



Por las tardes, mientras nadábamos en la playa cercana nuestro alojamiento, veíamos llegar los grandes yates, para comprar, atracar y pasar la noche allí o para cenar en uno de sus muchos restaurantes. Desde la playa, era un espectáculo, a veces vergonzoso, ver pasar tantos grandes y lujosos barcos en plena época de crisis económica. 


Merece la pena visitar Galaxidi en cualquier época del año, también en carnavales. Nos explicaron que en los carnavales, se llena de turistas que quieren experimentar su festivo y desinhibido carnaval. En él, se celebra el final de la Segunda Guerra Mundial. Por lo que nos contaron es un carnaval muy divertido y entretenido. La gente se disfraza. En Galaxidi, siempre os acogerán muy bien, sea la época que sea.

Nos costó mucho irnos de Galaxidi, era nuestro último destino de nuestra estancia en tierras helenas. Desde el primer contacto con la ciudad, sentimos la familiaridad del entorno. Ni por un segundo nos sentimos extranjeros en Galaxidi. 

No hay comentarios: