domingo, 4 de septiembre de 2016

Mi verano heleno, vuelta a Grecia

No sabría decir qué es lo que más me atrae de los veranos helenos, si el poder disfrutar de sus limpias playas o el modo familiar, tranquilo y relajado que tienen de vivir su período estival.


Volvemos a Grecia, porque disfrutamos intensamente del modo en que viven allí los plácidos veranos. Playa, sombrilla (imprescindible, si no hay árboles cerca), aguas transparentes, buenos precios y comida típicamente mediterránea.
Por nuestra experiencia personal, los griegos son simpáticos, educados, amables y atentos. Es un país que merece la pena conocer, porque se respira autenticidad.

 


Nos gusta el Kalimera de las mañanas y el Kalispera de las tardes. También, la comida griega. Cocinada con productos frescos de la tierra: berenjenas, calabacines, pepinos, tomates, pimientos, buen aceite de oliva y un sinfín de productos que forman parte activa de las comidas veraniegas. Deliciosas ensaladas. Tomates o pimientos rellenos de arroz con aroma a albahaca y comino. Su olor me transporta a esos estíos helenos de los cuales he podido disfrutar plenamente durante los últimos veranos.


Aún no conocíamos el suroeste y el oeste del Peloponeso. Por esa razón, decidimos no dejar más tiempo y visitarlo de una vez. Pylos, Methoni, Marathopoli, Finikounda, Kyparissia y el tranquilo pueblo de Gialova. Lugares con un rico pasado histórico con castillos francos, venecianos y torres otomanas, pero sobre todo con grandes yacimientos arqueológicos. Además, Pylos, Gialova, Methoni y Finikounda albergan tranquilas y largas playas de arena dorada.


Esta área de la región de Messenia es especialmente fértil y contrasta fuertemente con su vecina al este: la Península de Mani. Allí, en la Península de Mani, la piedra dura sólo deja florecer la vegetación más fuerte. En Messenia, al contrario, la tierra es fecunda: el color verde en todos sus matices, de la vegetación, es lo más característico. Flores, hierbas aromáticas y árboles dejan descansar la vista del cegador calor veraniego.


No hay comentarios: