jueves, 15 de septiembre de 2016

Callisto Seaside Homes & Suites

Si estás buscando alojamiento por la zona de Marathopoli, no me imagino un lugar mejor para hospedarse que el hotel Callisto Seaside Homes and Suites.



Nos costó un poco llegar hasta el hotel. Al llegar a Trípoli, nos extraviamos. Eso nos dificultó encontrar la carretera que lleva a Kyparissia y a Marathopoli, nuestro destino final.
Pasado Marathopoli a unos 3 kilómetros de distancia del pueblo se encuentra este hotel.

Fue un acierto nuestra elección, lejos del descuidado Marathopoli. Se halla entre olivos y cerca del mar y dispone de una refrescante y cuidada piscina. Hemos visitado varios años el Peloponeso y eso es un plus, porque ya sabemos distinguir entre la abundante oferta hotelera.

  

El entorno rural del hotel es el típico de la zona. Grandes extensiones de olivos que llegan hasta dónde alcanza la vista.
El hotel está justo en la playa Barlas beach. Una cala rocosa, con zonas de arena gruesa y otras con puntiagudas y agrestes rocas. Ideal para el buceo. Los atardeceres allí eran espectaculares. El sol naranja se escondía tras la imponente silueta de la isla de Proti. Allí, en la playa, anochecía antes.



La entrada al hotel ya genera una cierta paz de espíritu, con ese jardín mediterráneo, con flores y girasoles. Que huele fuertemente a albahaca y romero.


Un simpático bar-lounge, en el cual se puede desayunar (lo aconsejo) o tomar algún que otro plato a lo largo del día. Sirven bebidas frías y el omnipresente frappé.


El área de la piscina está cuidada y el césped se mantiene verde, incluso con el fuerte sol de finales de julio, principios de agosto. Esta zona, al atardecer, es un remanso de paz y apetece darse un baño en la piscina después de la dureza del sol y del agua del mar.

La habitación no podía ser más cómoda y bonita. Decorada en tonos pastel, invitaba al relax. Un buen alojamiento; a buen seguro, uno de los mejores de esa zona.

Nos gustó mucho el desayuno, servido en la terraza del bar. Sabroso yogurt griego, pan fresco, buenas mermeladas y una deliciosa tarta casera.


No hay comentarios: