domingo, 26 de junio de 2016

Viviendo Madrid en Lavapiés

Desde la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid existen varias opciones de transporte:  coche de alquiler, taxi, autobús, metro, tren de cercanías... Para llegar hasta la estación de Atocha, decidí utilizar el tren de cercanías, el C1. Resultó un viaje cómodo y barato, por sólo 2'60 euros te plantas en el mismo centro de Madrid.


Mi alojamiento, el hotel Artrip, está situado muy cerca de Atocha, al lado del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y la Casa Encendida, en la calle Valencia. En un área cercana a museos, estupendas librerías, teatros y galerías de arte.


El hotel se halla al sur del barrio de Lavapiés, un barrio popular de casas no muy antiguas, pero con solera. Sin embargo, aún quedan en pie edificios mucho más antiguos, alguno de ellos de alrededor del siglo XV. También es verdad que muchas edificaciones del barrio necesitan urgentemente una puesta a punto.

Lavapiés me pareció un lugar idóneo como punto de referencia para conocer el centro. Desde la plaza de Lavapiés, por la calle Olivar, llegas sin mucho esfuerzo hasta la plaza Santa Ana, por ejemplo o a la calle Huertas. No hace falta coger transporte público y andando puedes admirar mejor la arquitectura señorial de la ciudad.


Lavapiés es un barrio con mucha animación tanto por las mañanas como por las noches, ya que existen un montón de comercios, bares y restaurantes y un sinfín de empresas diferentes. Hay estupendas librerías, galerías de arte y muchos teatros, como el Valle-Inclán o el Teatro del Arte. También es un barrio con una fuerte inmigración y ese hecho le confiere un carácter peculiar al barrio.


En la calle Miguel Servet, cercana a la calle Valencia y a mi hotel, se da un agitada animación nocturna. Esta calle se llena en primavera y verano de terrazas nocturnas ya que se congregan una considerable cantidad de bares. Supongo que por las noches los vecinos de esta área sufriran los típicos ruidos nocturnos que generan las terrazas y los bares...



Muchos de estos bares y restaurantes son los de toda la vida, otros están regentados por los nuevos cuidadanos llegados de otros países y finalmente están los bares y restaurantes que van más allá de lo típico y que ofrecen una cara más moderna y alternativa. Como Juan Raro, Taberna Alabanda o La Mancha en Madrid que poseen un aire de taberna más contemporánea y eso les favorece. También conviene visitar el bar de cata de vinos La Fisna que, aunque no está en la misma calle Miguel de Servet, se halla al justo al lado, en la calle del Amparo.

No hay comentarios: