lunes, 30 de mayo de 2016

La Vinya, en Vilafamés


La Vinya es un bar-restaurante en el cual puedes tomar tapas o bocadillos o degustar el menú del día o a la carta. Conviene siempre reservar con antelación, en especial si vas los fines de semana o algún festivo, dado que suele estar lleno de gente que quiere degustar su cocina. No hay muchas mesas y el local es sencillo. Es un lugar clásico, de los de toda la vida.
Por su decoración humilde, no te imaginas que se coma tan bien. Así que no te fies de las apariencias. A veces, engañan. La decoración es simple y sobria, pero la preparación de los platos es elaborada y creativa y la matería prima de buena calidad.


En la Vinya, se practica una cocina tradicional con toques imaginativos. El rabo de toro es un clásico y también la olleta, pero la carta ofrece otros platos que no tienen nada que ver con una cocina tradicional.
Nos sirvieron las berenjenas con un rebozado que parecía una especie de tempura, con miel, y estaban muy ricas. Así como el revuelto de gambas o las albondigas de sepia. Otro día, nos decantamos por una ensalada, la olleta y el rabo de toro y acertamos al 100%. Se come igualmente bien si pides el menú del día o a la carta. Nosotros elegimos un día el menú y otro comimos a la carta.



Como suelen hacer la comida al momento, conviene tener paciencia con la espera. Luego, cuando llegan los platos, los disfrutas.
El trato de los propietarios es excelente. Son cercanos, amables y simpáticos y te aconsejan muy bien. A nosotros nos sugirieron un vino y nos gustó mucho la elección.
Las mejores mesas que aparecen en la fotografía corresponden a las ventanas que dan a la parte de atrás. Desde ellas, se divisa una panorámica, casi aérea de Vilafamés.

No hay comentarios: