sábado, 16 de abril de 2016

Segorbe, entre la tradición y el progreso


Nuestro alojamiento en Algimia de Alfara, en la comarca del Camp de Morvedre, nos permitía hacer distintas excursiones, tanto a la Sierra de Espadán como a la Sierra Calderona.

Justamente, nos decantamos por ese alojamiento por su ubicación en una zona rural. Situada en un valle recogido entre montañas y repleto de árboles frutales, naranjos, olivos y algarrobos y a pocos kilómetros de Soneja y Segorbe.


Aprovechando la cercanía, nos acercamos a conocer Segorbe, una de las ciudades más importantes de la Comarca del Alto Palancia. 

Empezamos el recorrido visitando el Ayuntamiento de Segorbe, antiguo Palacio Ducal del siglo XVI que se halla en la Plaza Agua Limpia.

Desde esta plaza, los carteles informativos te indican diferentes recorridos para ver lo que queda del antiguo patrimonio arquitectónico medieval, gótico y renacentista de Segorbe. Puedes ver la Torre de la Cárcel, edificio del siglo XIV. También, el Acueducto del siglo XI y con ajustes y añadidos del siglo XIV y la antigua muralla, con arcos góticos.



El trazado medieval de sus calles es una característica de su pasado. En cualquier calle o plaza puedes toparte con un elemento arquitectónico medieval, como el Arco de la Verónica.

Quedan en pie dos de las torres de las antiguas murallas medievales que rodeaban la ciudad: la Torre del Botxí y la de la Cárcel.



Subimos hasta el Cerro de Sopeña, donde se encuentran los restos del antiguo Castillo de la Estrella. Sobre esta colina los hallazgos arqueológicos demuestran que esta zona ha estado habitada desde hace siglos. Mucho antes de su esplendor medieval -musulmán y cristiano- los íberos, romanos y visigodos ya habían dejado su impronta.


Desde el Castillo de la Estrella se divisan las montañas de la cercana Sierra de Espadán y de la Sierra de Calderona. Mientras caminas entre los pinos puedes apreciar las vistas que abarcan la gran extensión de terreno parcelado con cultivos que rodea a esta localidad.

Segorbe unifica la idea de ciudad rural. Mientras paseas entre comercios y bares te puedes cruzar con un tractor que regresa de arar los campos cercanos. Resulta chocante, pero se constata rápidamente que Segorbe no vuelve la espalda a la vida rural.

No hay comentarios: