sábado, 12 de diciembre de 2015

Ermioni, destino marítimo

Para llegar hasta nuestro siguiente destino nos decantamos por perdernos por la carretera de la costa que zigzagueando llega hasta Ermioni, pasando por Agios Emilianos y el cabo de Kapari.

Desde Porto Heli es fácil llegar hasta Ermioni. Una localidad alejada del bullicio de Porto Heli.
.

Aunque Ermioni es también una ciudad animada, y en cierta forma turística, es infinitamente más relajada que su vecina Porto Heli. Es una pequeña ciudad con cierto encanto y de aire marinero.


 
La carretera que llega hasta Ermioni esconde estrechos caminos que transitan por playas y calas apartadas y protegidas. Algunas son de arena fina, otras de blancos guijarros, aunque también las hay de piedras y rocas.
.
Por Agios Emilianos la vegetación es tupida y esconde grandes mansiones con piscinas al borde del mar. Es una zona exclusiva de alto poder adquisitivo. Las hay espectaculares y están tan escondidas y protegidas por la vegetación y los acantilados rocosos, que únicamente se pueden divisar desde el mar.
.
.
Cerca de Ermioni, puedes observar los amplios espacios naturales de ricos humedales que, al atardecer, se llenan de pájaros en busca de comida y también unas bonitas salinas, justo al lado de Ermioni.

De Ermioni nos asombró, sobre todo, su diversidad paisajística, dado que al lado de las zonas más  ásperas y desérticas, en dónde aparentemente no hay nada, encuentras las grandes extensiones de humedales de una rica biodiversidad.
.
.
También quedamos cautivados especialmente por sus alrededores: el interior genuinamente rural y sus playas escondidas. Además, desde allí, o desde su vecina Methoni, puedes llegar fácilmente a la isla de Hydra o a Poros. Famosos destinos turísticos griegos.
.

.
Por las tardes, resultaba relajante pasear por su puerto deportivo y disfrutar de la llegada de las embarcaciones. Resulta hipnótico ver la llegada o la salida del puerto de las embarcaciones. Cómo deben recoger o extender las velas para navegar mejor o las distintas maniobras que ha de hacer un catamarán para atracar en el puerto. Observar todo ese trajín marino es algo entretenidísimo, porque nunca nada es igual.
.

.
Cuando el calor no era tan sofocante, también nos gustaba bordear el interior de la península de Bisti. Una pequeña península alargada con una gran franja de pinos, unos restos arqueológicos, zona de baños y con un blanco faro en su punta. Aunque a causa del viento y de la dejadez de los navegantes de muchos barcos de recreo, catamaranes o veleros, la zona se llena de basura, bolsas de plástico y botellas vacías que llegan a la orilla irremediablemente. Es una lástima porque el mar está muy limpio y la zona es hermosa.
.

No hay comentarios: