jueves, 26 de noviembre de 2015

Malindi Beach, en Ververonda


Malindi Beach es un pequeño hotel de playa. Se localiza a pocos metros del mar, en la playa de Ververonda. No esperes grandes lujos en este alojamiento pero eso sí, la ubicación no puede ser mejor.


La orientación de las habitaciones es al mar. Por eso las vistas son muy bonitas dado que se ven ambos lados de la silueta de la recortada costa de la Argólida.


La habitación es sencilla. Un poco descuidada, incluso. Sobre todo la grifería que estaba oxidada, pero el aire acondicionado era nuevo y silencioso, algo que se agradece. La cocina era diminuta, sin utensilios básicos. Únicamente un par de tazas y un par de vasos. Tuvimos que utilizar los platos de las tazas porque no habían otros. Daba una sensación de dejadez. Sin embargo, cuando abrías la ventana y veías las vistas, te reconciliabas con la habitación.


Es el típico alojamiento de playa en el que tienes que decidir si son más importantes sus ventajas o sus inconvenientes, porque lo realmente interesante de Grecia es que, en el mismo viaje,  puedes combinar alojamientos rústicos, sencillos y sin grandes comodidades con los hoteles de lujo, con servicio de habitaciones y la posibilidad de conseguir cualquier capricho razonable.



Para vivir el viaje de la mejor forma posible, conviene ser flexible y cambiar el chip para adaptarte mejor y disfrutar a fondo de lo mucho que ofrece al visitante este bello país. Excepto en los lugares más turísticos como son Mikonos, Santorini o Corfú en los que los turistas no son una novedad, sino algunas veces un incordio; en el resto de Grecia los turistas son una novedad, una fuente de ingresos y una posibilidad de desarrollo local.

No hay comentarios: