viernes, 24 de abril de 2015

Nafplio

Desde Kyparissi, camino a Nafplio, nos detuvimos en Poulithra, en nuestro restaurante preferido de esa localidad: el Myrtoo. El día amenazaba tormenta, pero como se estaba tan bien en una hamaca después de comer, nos daba pereza seguir en ruta. Finalmente, una lluvia fina nos echó de la playa.


El trayecto hasta Nafplio atraviesa la llanura interior de Peleta, por el litoral serperteante de Tyros para llegar, finalmente, a la fértil planicie de Argos y Nafplio.

Nafplio es una ciudad portuaria, bonita, con grandes edificios que nos informan de su interesante y rico pasado. Durante unos años, Nafplio fue la capital de la Grecia libre, antes de que Atenas accediera a la capitalidad, justo después de la independencia de la dominación otomana.

La ciudad no es muy grande, pero si se halla extendida a lo largo del litoral sur. El monte Palamidi, un monte rocoso de 220 metros de altura, pone freno a la extensión de la ciudad por la costa norte.




La mayoría de calles del centro histórico son peatonales. Nos encantó pasear por ellas, sin rumbo fijo. Son calles divertidas con un sinfín de tiendas para turistas, comercios de joyas, de souvenirs. También, la mayor parte de los restaurantes y cafeterías se ubican cerca de las principales arterias de la ciudad, sobre todo de las calles peatonales.




En el centro histórico, existen bonitas plazas como la de Philellion y la Syntagma, cafeterías y heladerías que cuentan con terrazas exteriores para tomar un café o un helado.


Por lo que pude apreciar, hay una gran cantidad de hoteles y hostales, algunos muy bonitos. Vimos diferentes ejemplos de hoteles boutique, sobre todo en la parte más histórica de la ciudad. Por lo que supusimos que debe haber mucho turismo, de todo tipo, en Nafplio. Aunque el día que estuvimos paseando por el casco viejo no vimos mucha gente, la verdad.

Caminar por el puerto es muy agradable. Por la tranquilidad y por las vistas. Justo delante, guardando a Nafplio, se levanta la fortaleza de Bourtzi.


El castillo de Bourtzi fue construido en el año 1471. Se trata de una construcción veneciana, rodeada de mar y edificada sobre una pequeña isla rocosa y que protegía a la ciudad de los barcos saqueadores. 

La fortaleza tiene tres plantas conectadas entre sí por escaleras móviles. Existen dos entradas al castillo o fortaleza, una por el norte de la isla y otra al sur. Esta edificación detenta una dilatada historia de conquistas y de ocupaciones. Edificada por los venecianos, más tarde fue ocupada por los otomanos durante un siglo, hasta que en 1822 fue invadida y conquistada por los griegos y pasó a formar parte de su territorio.

No hay comentarios: