jueves, 19 de febrero de 2015

En Ponte de Lima y Arcozelo

En Largo de Camões de Ponte de Lima las cafeterías, los bares y los comercios están orientados hacia el antiguo puente romano-medieval. Puente que une Ponte de Lima con su márgen opuesto, Arcozelo. Hasta allí se puede acceder andando, con sólo cruzar el antiguo puente romano. El puente, reformado y ampliado en la Edad Media, tiene 16 arcos. Cinco arcos fueron construidos, en el siglo V, por los romanos, para unir Astorga con Braga.


En la orilla de Arcozelo se puede apreciar mejor la parte romana del puente. En el siglo XIV fue reconstruido, armándolo de almenas y torres de defensa. Existe la teoría de que, aparte de la posible destrucción de una parte del puente original a causa de las guerras, un cambio de recorrido del río obligó a la ampliación del puente en la Edad Media.


En ambos márgenes del río, tanto en la zona de Ponte de Lima como en la de Arcozelo, se han habilitado ecovias para hacer deporte. Pueden recorrerse andando, corriendo o en bicicleta. Desde estas rutas se ven las vides que darán las uvas para el afamado vinho verde de la zona también denominado "o vinho branco loureiro". Son unos vinos suaves, refrescantes, afrutados y aromáticos típicos de esta zona. A mí, me gusta especialmente el sencillo y fresco vino de la Quinta do Freiria y también el Ponte de Lima Loureiro (vino elaborado por la cooperativa de la ciudad). Al tratarse de vinos suaves, entran muy bien con cualquier tipo de plato.


Desde Arcolezo se aprecia la mejor panorámica de Ponte de Lima, tanto por la mañana como por la noche. Porque Ponte de Lima es bonita con sol, pero también muy espectacular con las luces que iluminan la villa como si fuera siempre Navidad.

A nosotros, nos gustaba sentarnos en una cafetería en el Largo de Camões y desde allí ver el trajín de gente que iba de arriba a abajo por el Passeio 25 de Abril hasta la Alameda de São João. Allí, en la Alameda de São João o en la Avenida Cinco de Outubro, cuando el sol se pone, aparecen como por arte de magia los fotografos que cámara en mano intentan inmortalizar en una instantánea la lírica que emana el entorno. Sobre todo, intentan captar la mejor imagen de la Igreja de St. António da Torre Velha y del juego de reflejos que produce su silueta en el río.


No hay comentarios: