viernes, 5 de septiembre de 2014

Apelon Tiritas Villas

Nuestro primer alojamiento en Arkadia es el Apelon Tiritas Villas. Nos decidimos por él, por sus buenas críticas y por estar situado cerca de Tyros y Leonidio. Lugares que teníamos previsto visitar.


El complejo hotelero se halla construido en la ladera de una escarpada e inclinada colina. La entrada está un poco escondida y, si no quieres pasártela, debes ir muy despacio una vez has dejado atrás la población de Pela Melana y justo antes de Livadi.

La entrada al parking  tiene una fuerte pendiente. 
Desde luego, no es un alojamiento recomendable para las personas con movilidad reducida ya que por la situación inclinada del terreno las escaleras son inevitables y no son precisamente pocas.
Nuestra villa estaba cerca de la piscina. Resultaba muy cómodo cuando llegabas cansada de pasar todo el día en la playa realizar una pequeña parada en la piscina y darte un refrescante baño. Para después,  sentarte en la hamaca de madera y contemplar el mar. Mientras contemplabas el mar podías divisar perfectamente la isla de Spetses y la pequeña isla vecina de Spetsopoula.



Nuestra habitación era grande y confortable. En realidad, era un apartamento tipo villa con una cómoda cocina, aire acondicionado, terraza con buenas vistas y un pequeño televisor que no encendimos ni una sola vez. También, disponía de chimenea y calefacción con lo cual es fácil de deducir que el hotel está abierto todo el año.  

En la cocina, como regalo de bienvenida, encontramos todo lo que se necesita para hacer un buen desayuno. Además, en la nevera había agua embotellada, cervezas, refrescos y vino.
La paz allí es absoluta. Desde la terraza, mientras tomabas algo fresco para rebajar el calor, se contemplaba la pequeña bahía de Livadi beach.

Por las noches, sólo oyes el movimiento acompasado del mar.  Por las mañanas, te despiertas con el sonido constante de las cigarras y de los pájaros.

Me gustó el alojamiento. Es un buen hotel. Tiene un simpático aire rural, a pesar de hallarse situado a escasos metros del mar. En un principio, encontré algo incómoda su localización ya que debías coger el coche si querías ir a una playa, a comer a un restaurante o a pasear por algún pueblo de los alrededores, pero después valoré mucho su ubicación intermedia, lo cual nos facilitaba hacer excursiones dirección norte, hacia Tyros y sus alrededores o al sur y ver Leonidio y Poulithra.

De los alrededores, nos gustó especialmente la localidad de Poulithra, que se halla a unos 25 kilómetros de nuestro alojamiento Apelon Tiritas.


La recepcionista o gerente es muy simpática y amable. Nos facilitó algunas pistas interesantes de  restaurantes, pueblos, iglesias, monasterios, comercios y playas para visitar. Hablaba un buen inglés con lo cual era fácil entenderte dado que no sabemos hablar griego.

No hay comentarios: