viernes, 10 de enero de 2014

Hotel Nou Romà

En este viaje a Denia, nos alojamos en el hotel Nou Romá. Un hotel muy bien situado. Localizado en una estrecha y tranquila calle del casco viejo, pero a sólo una travesía de la calle Loreto, una de las más animadas de Denia.



El hotel ocupa una casa señorial con vigas de madera y arcos de piedra. Combina muebles de diseño con otros de anticuario. Todo el hotel respira un aire rústico encantador.
 

Nuestra habitación, la suite, disponía de un espacio tipo salón, con sofá y sillón y una estantería con libros de arte y viajes. El salón daba a una pequeña, pero agradable terraza, aunque sin ninguna vista. 



El minibar, incluido en la habitación, estaba oculto en un pequeño armario. El baño era grande. Uno de los más grandes de los hoteles en los que me he alojado, además en una de las paredes había un enorme espejo que acrecentaba más aún la ilusión óptica de espacio.
El baño disponía de ducha y bañera jacuzzi. No me gusta bañarme en un hotel. Lo encuentro poco práctico. Así que no lo utilicé, pero la ducha estaba muy bien.


Una de las mejores sorpresas del hotel fue el desayuno, completo y generoso. Elaborado con productos de la zona tanto los dulces como los salados. Un desayuno variado, bien presentado y en el que puedes tomarte tu tiempo; nadie te da prisas. Puedes leer la prensa del día, que por cortesía del hotel, está allí desde primera hora de la mañana.

No hay comentarios: