sábado, 21 de septiembre de 2013

Taleton hotel

Llegamos al hotel Taleton un caluroso día de verano, en plena ola de calor. El hotel se localiza justo enfrente de la iglesia de la villa de Xirokambi y muy cerca de la sencilla plaza en dónde se emplazan el mayor número de bares, tabernas y restaurantes del pueblo. 

La habitación en la cual nos alojamos era sencilla, limpia y se distribuía a dos alturas. El aire acondicionado apenas podía refrigerar nuestra estancia, porque el calor de esos días era sofocante.

Nuestro alojamiento disponía del lavabo en la planta baja y el dormitorio en la planta superior. Desde luego, es mucho mejor y también más práctico reservar una habitación con el lavabo en la misma planta. Os resultará más cómodo.




El Taleton es un hotel rural, las zonas comunes son agradables. Dispone de abundante información de la zona y de una biblioteca interesante, con buenas ediciones de libros de arte griego, de arquitectura e historia de la zona. El desayuno, correcto. 

Elegimos este alojamiento, en Xirokambi, por su cercanía con Mistras y con el desfiladero de Anákolo –Anakolo Gorge-. 


La villa de Xirokambi dispone de varios restaurantes y tabernas que ofrecen una buena oferta gastronómica. Puedo certificar que la comida es de calidad y a un precio más que ajustado. 

Nosotros cenamos de maravilla en Picadilly to Petrino y comimos dos veces en Dyonisos, una taberna griega tradicional, muy simple en su decoración, pero con una gran relación entre la calidad del producto y su precio. 

Una buena idea, si visitas Xirokambi, es acercarte a los pueblos vecinos, eminentemente rurales, de Kydonitsa, Paleopagania o Anogia. Villas, todas ellas, llenas de encanto. En estos lugares, descubres el transcurrir de la sencilla vida en el fértil campo rural de la llanura del Eurotas.

No hay comentarios: