sábado, 7 de septiembre de 2013

Fotos de Mistras


Unos 15 kilómetros separaban nuestro alojamiento en Xirokambi de Mistras. De hecho, llegamos en coche hasta el recinto arqueológico en un momento. Esa fue nuestra razón principal para elegir el hotel en Xirokambi. 

También se encuentran excelentes alojamientos, aún más cerca de la antigua ciudad de Mistras, en la ciudad nueva de Mistras que se localiza a los pies de la montaña y en Esparta, ya en el valle, pero tan sólo a 5 kilómetros.


 

Fuimos al valle de Esparta, porque nuestra intención era conocer y visitar con calma la ciudad bizantina y medieval de Mistras. Calculamos que, desde Xirokambi o cualquier otro lugar en el valle de Esparta, nos facilitaría la visita al emplazamiento de Mistras, sin tener que hacer muchos kilómetros. Desde luego, acertamos ya que pudimos ir dos veces. 

 

Por mi experiencia personal, creo que si lo quieres ver bien, sin prisas, es mejor ir varias veces, debido a la situación escarpada de la colina en la que se halla y por la localización dispersa de los edificios.  
El calor allí es agobiante, casi no hay sombras. Nosotros fuimos una vez  por la tarde, antes de cerrar y a primera hora de la mañana. Aún así, no pudimos verlo todo (el Palacio de los Déspotas estaba cerrado por obras, por ejemplo).



No es fácil visitar Mistras. No porque sea difícil llegar hasta ella, que no lo es, sino por la gran cantidad de edificios y construcciones diseminados que contiene este recinto arqueológico y eso, además, unido al calor del verano dificultan la visita.

La ciudad posee tres partes diferenciadas -el Castillo, la Ciudad Baja y la Ciudad Alta-, por lo cual se hace complicado la visita a Mistras, en una sola vez. 
En la cima del emplazamiento arqueológico se halla el castillo franco, edificado en el año 1249. 
La Ciudad Baja, rodeada por murallas del siglo XIV y la Ciudad Alta a la que se accede a través de la Puerta llamada Monemvasia -construida en el siglo XIII-. En esta área, se edificó el Castillo de los Despotas.


 


 
Seguro que fuera de la temporada estival visitar Mistras no resulta tan fatigoso, pero aunque así sea recomiendo encarecidamente, aunque sea sólo una vez en la vida, la visita a Mistras a todos aquellos interesados por el arte en general y en particular a los estudiosos del arte bizantino.




                

No hay comentarios: