sábado, 8 de diciembre de 2012

Mohlos



Parece mentira que en un espacio natural tan magnífico se encuentre una cantera al aire libre tan enorme como la que vi cerca de Mohlos (o Mochlos, también se escribe de esta forma).


Llegamos a Mohlos desde Sitia, camino de Heraklion, y pasamos muy cerca de la enorme cantera, vecina a la playa de Mohlos. La cantera es tan grande que ya se divisaba desde la zona de Elounda, a kilómetros de allí, en el lado oeste del grandioso Golfo de Mirabello; cuando estuvimos alojados en Elounda.


Mohlos es una pequeña villa marinera y turística, con un puerto igualmente pequeño. La villa está situada al este del Golfo de Mirabello. Delante de ese pequeño puerto hay un islote con restos arqueológicos, tumbas y decoraciones funerarias pertenecientes al periodo Minóico Antiguo. Una diminuta y blanca ermita completa la imagen bucólica del islote.



En Mohlos puedes alojarte, y también comer, en cualquiera de los numerosos restaurantes y alojamientos que se hallan justo al lado del mar. 
No hay coches, dado que no pueden pasar por las estrechas callejuelas que conducen hasta el  agua. En una zona lateral del pueblo, en la parte oeste, se ha habilitado un espacio como parking público.



Desde Mohlos puedes contemplar los lejanos y altos acantilados que rodean este enclave.
Al atardecer, el sol anaranjado del ocaso refleja sus rayos sobre su piedra.
El silencio de esas horas sobrecoge.  




Cualquier rincón de la villa resulta hermoso, sobre todo al atardecer, en que un halo de colores cálidos y aterciopelados, ocres, tostados, anaranjados y rojizos envuelve y transforma la atmósfera marinera de Mohlos, en otra diferente, plácida y muy acogedora.


No hay comentarios: