lunes, 30 de abril de 2012

Castro Caldelas



Una fina lluvia nos acompañó hasta Castro Caldelas. Aunque lloviese, no queríamos renunciar a dar una vuelta por el casco histórico de la villa y visitar su fortaleza medieval. Así que salimos del coche pensando en mojarnos mucho, pero en unos minutos el tiempo cambió y dejó de llover. 



La fortaleza de Castro Caldelas está bien conservada. 

Para la gente del lugar es un símbolo y también una fuente de riqueza. Son muchos los que se acercan hasta Castro Caldelas sólo para ver su castillo. Como nosotros hicimos.


Aquí os dejo un poquito de la historia de la Fortaleza de Castro Caldelas: 


La fortaleza medieval, que se halla en lo alto de una cima, formaba parte de las muchas propiedades que la familia de Lemos poseía en esa zona.

Fue construida en el siglo XIV por Pedro Fernandez de Castro, señor de Lemos tras la donación por parte del rey Alfonso XI. En la zona ya había existido un castro celta y también romano.


            

La historia de la fortaleza es muy anterior al siglo XIV. El rey Alfonso VI propietario de esas tierras decide ceder algunas de ellas a los señores de la guerra para que edifiquen unas torres de vigilancia -torre del homenaje- y puedan defender las tierras propiedad de rey. La fortaleza construida en el siglo XIV aprovechó unas de esas torres para edificar el castillo. Justamente la construcción del recinto comienza por la antigua Torre del Homenaje.

Posteriormente se levantan las murallas que lo rodean y que lo convierten en una mole inaccesible. 



Durante el siglo XVI y tras las guerras en tierras gallegas entre los partidarios de los reyes  Pedro I y Enrique II,  la fortaleza se transforma en palacio y poco a poco pierde su carácter defensivo. 




Alojamientos por la zona, entre otros:

domingo, 22 de abril de 2012

Palacio de Sober



Estando en la zona de la Ribeira Sacra lucense, nos acercamos hasta Sober para ver la reconstrucción, rehabilitación y posterior transformación del Pazo de Sober en el Palacio de Sober, hotel de 5* GL. 
Las últimas noticias es que el hotel ha cerrado. Una lástima, porque era bonito.


El pazo-palacio (construido entre los siglos XVI y XVII, aunque su origen es varios siglos anterior) es el más grande de toda Galicia. Su superficíe es de 4.000 m2. Dispone de 2 torres del homenaje (algo insólito) y de tres plantas de altura.
Durante muchos años permaneció deshabitado. Tal vez por ello sufrió el expolio de una gran parte de sus elementos decorativos. 



Su valor no sólo es artístico, sino que además tiene un gran valor histórico. Allí vivió parte de la dinastía de los señores y condes de Lemos -familia importantísima de la nobleza gallega, sobre todo de la zona sur de Lugo-. 
Durante  muchas generaciones el nombre de Lemos fue sinónimo de poder. 


La localización del Pazo, convertido actualmente en hotel, es un dato a tener en cuenta. Su situación en medio de una zona rural y boscosa le da un aire bucólico al edificio. Respira sosiego. Allí es fácil desconectar de las responsabilidades cotidianas.



Dispone de piscina exterior, amplios jardines, zona de spa, cafetería y del restaurante.
No es un hotel de playa. Es un hotel rural de lujo. El concepto es distinto. Quien va alojarse allí busca sobre todo tranquilidad. A este hotel se va para escapar de los ruidos, las prisas y del estrés. 


Se trata de un hotel al que se debe ir si uno quiere recomponer el cuerpo y el alma. 

miércoles, 11 de abril de 2012

Termas de Prexigueiro


El termalismo es muy importante en Ourense. Existen termas y balnearios, no sólo en la capital -las famosas burgas a orillas del Miño-, sino que también  existe una oferta de balnearios muy interesante en toda la provincia (como las del Balneario de MolgasArnoia; Laias y Lobios).




En Ourense capital, algunas termas son de uso público y gratuitas como las Pozas de Chavasqueira o Caldas do Bispo y las Pozas de Outariz. Estas pozas termales se localizan cerca de la ribera del río Miño. 



Junto a estas termas gratuitas se han construido otras de pago (recuerdan a los onsen japoneses) como son las Termas de Chavasqueira y las Termas de Outariz. Están al aire libre. Las aguas emergen del subsuelo cerca de los 62ºC. Suelen estar particularmente indicadas para curar afecciones reumáticas o de la piel.


Nosotros decidimos ir un poco más lejos de la capital y hacer termalismo cerca de Ribadavia en las Termas de Prexiguiero. Se encuentran a tan sólo 3 km. de Ribadavia.


Las aguas de las Termas de Prexigueiro emergen de las profundidades a muy alta temperatura.  
Las instalaciones del circuito de aguas, enclavadas cerca del río Cerves, se hallan en plena naturaleza en un entorno forestal rodeadas de altos árboles.



La temperatura del agua de las diferentes piscinas termales que forman parte del circuito termal, es distinta. El circuito está formado por 6 piscinas o charcas de agua rica en sales minerales y en azufre. Estas piscinas varían su temperatura de 40ºC hasta 32ºC. También existe la típica charca de agua helada para poder hacer el contraste de temperaturas entre las piscinas, como en los onsen japoneses.
Empiezas en la primera piscina a una temperatura de 40ºC y conviene estar un máximo de 10 minutos por piscina. Aconsejan que entre una piscina y la otra te sumerjas en la charca de agua helada o te des una ducha de agua fría.
Desde luego, es un gustazo estar dentro del agua termal, sobre todo en invierno, mientras la temperatura exterior apenas llega a 1ºC.  Una experiencia lúdica muy recomendable.  De allí sales nueva. Te lo aseguro.


miércoles, 4 de abril de 2012

Ribadavia



Después de darnos unos relajantes y terapéuticos baños en las Termas de Prexigueiro visitamos Ribadavia. Queríamos conocer su casco histórico y descubrir la fuerte impronta que la comunidad judío sefardí ha dejado en esta villa.



Desde carretera principal que atraviesa Ribadavia no se puede apreciar ni divisar su casco histórico. Para las personas que les gusta la arquitectura compensa hacer una parada y descubrir lo esencial de la arquitectura de la villa. Ésta surge justo a la vuelta de la esquina  como una realidad
Aparcamos cerca del Castillo de los Condes de Ribadavia porque allí mismo, en un lateral del castillo, empieza el casco histórico de la ciudad. Además, desde esa zona ya se puede ver una parte de la antigua muralla que rodeaba la ciudad. 


Una sección de este Castillo de los Condes de Ribadavia, la más antigua, se edificó en el siglo IX, aunque la mayor parte del edificio se construyó hacia mitad del siglo XV.



Deambular por la Plaza Mayor y por las calles adyacentes te hace retroceder en el tiempo, ya que una atmósfera enigmática te envuelve mientras recorres sus estrechos callejones. Esta irreal vuelta al pasado se debe a la buena conservación de una gran parte de su arquitectura medieval, renacentista y barroca.


Me gustó especialmente la Iglesia de Santiago del siglo XII. Su estructura arquitectónica es de una gran simplicidad pero las esculturas, capiteles, frontones y ornamentaciones están trabajados de una manera más compleja. Esto potencia fuertemente la expresividad plástica-religiosa de la iglesia. 


Hay muchas cosas para ver en Ribadavia. No sólo puedes pasear por su casco viejo, también es muy agradable, si hace buen tiempo, transitar por el camino rural paralelo al río Avia y que te lleva hasta más allá de la unión de dos ríos: Miño y Avia. La placidez del entorno es una verdadera cura para el estrés.