lunes, 12 de marzo de 2012

O Remanso dos Patos




Reservé un par de habitaciones en O Remanso dos Patos dos meses antes de la fecha de nuestra llegada. Me decanté por este alojamiento por su localización, cercana al cruce de la carretera que va desde Ourense a Monforte de Lemos, Chantada y Lugo. Además, desde allí podíamos hacer excursiones a Luintra, Parada de Sil y acercarnos hasta el Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil. 
También, tuve presente las buenas críticas que tenía el alojamiento.



El alojamiento es adecuado; coqueto aunque sin grandes lujos, ni sorpresas. Para mí, resulta correcto como alojamiento para la primavera, el verano y otoño, pero no en invierno. Considero que  no está lo suficientemente acondicionado para los meses más fríos. Como muestra he de decir que nuestra habitación no se calentó hasta pasadas ¡8 horas!


En la otra habitación se tuvo que poner un calefactor de refuerzo. Eso sí, se calentó rápidamente, quizás por lo reducido de su espacio. 
Otro inconveniente que presenta el alojamiento en invierno es que la luz de las mesitas de noche es muy tenue y prácticamente es imposible leer. Este detalle, en época invernal, resulta crucial cuando necesitas recogerte en tu habitación a una hora temprana, dado que a las 5 de la tarde ya es de noche.


Eso sí, desde la galería del segundo piso se divisaba una buena vista del Miño. 
Seguramente en primavera y verano debe ser un lugar perfecto para avistar el fluir del río o simplemente para contemplar las puestas del sol. 


No hay comentarios: