domingo, 26 de febrero de 2012

Parada de Sil


De este viaje a Galicia uno de los lugares que más me impactaron fue Parada de Sil y sus alrededores. No sólo por su belleza natural, también por su rico patrimonio. Desde luego, su localización es estratégica para llevar a cabo excursiones.


Desde la misma villa, un sendero conduce hasta el Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil. Se trata de un camino estrecho rodeado de altos árboles en su mayoría castaños y robles. 
Caminar por él es una gozada. Está cubierto de hojas secas de los castaños y el musgo cubre las piedras que bordean el camino. Pura poesía. Puedes hacer la ruta completa o simplemente llegar hasta el monasterio.






Si vas en coche, por la estrecha carretera que conduce hasta el monasterio, el paisaje es de vértigo y con curvas muy pronunciadas. La carretera termina cerca del Monasterio de Santa Cristina. En la zona habilitada como parking, un mapa explicativo muestra las distintas rutas que desde allí se pueden hacer.
Desde un lateral del monasterio puede contemplarse los altos cañones de Sil y el río encajonado entre estas altas montañas.


No sé si la razón de que me pareciera el Monasterio de Santa Cristina  un lugar misterioso se deba a que estaba cubierto de musgo -quizá por ser invierno- o por su localización, en la ladera de una montaña o por la bruma que lo envolvía o porque te transporta a un tiempo muy lejano o por el silencio que lo rodea y que acentúa, aún más, ese aire enigmático del lugar. No lo sé. Sólo os puedo decir que me fascinó. 




2 comentarios:

Bóia Paulista dijo...

Olá, Carmen!

Seu post foi selecionado para a #Viajosfera, do Viaje na Viagem. Dá uma olhada em http://www.viajenaviagem.com

Até mais,
Bóia Paulista

CarmeLa dijo...

Obrigadíssima!!!
Agora vou pra viajenaviagem.