jueves, 12 de enero de 2012

Ourense

De las cuatro provincias que forman Galicia, tres disfrutan de mar -del océano Atlántico y del mar Cantábrico-. Sólo una provincia no tiene costa y esa es Ourense.


Ourense no tiene mar, pero no le importa porque compensa esa falta de agua salada, con abundante agua dulce. Muchos son los ríos que pasan por esta provincia, entre ellos: el Miño, el Sil, el Arnoia, el Avia, el Bubal, el Limia, el Barbantiño y el Támega. Además, Ourense posee grandes zonas boscosas de gran biodiversidad.


La importancia del agua en Ourensre es evidente, ya que el Miño y el Sil marcan la vida de un amplio espacio geográfico. Por esa razón considero realmente importante cuidar la calidad de las aguas. 


En la zona donde discurre el Miño el paisaje es apacible. Es una tierra domesticada por el hombre, con mucho sudor; una tierra abrupta con grandes extensiones de viñedos que llegan desde la orilla del río hasta la parte más alta de la montaña. Desde casi cualquier lugar del Miño puedes contemplar los viñedos que dan origen al vino de denominación: Ribeira Sacra.


El otro gran río, el Sil, es navegable, aunque el Miño también lo es. En Parada de Sil puede navegar en catamarán por el río que lleva su nombre entre los altos cañones que ha formado el río con el paso de los siglos.


En la provincia de Ourense, también puedes caminar por las vías romanas, hacer parte del Camino de Santiago o bañarte en algunos de sus múltiples balnearios o en las famosas Termas.


Ourense es inmensamente rica, no sólo en agua o en potente naturaleza, también en arquitectura civil o religiosa. Posee grandes monasterios. Formando, con el paso del tiempo, una cultura monástica muy importante. En la Edad Media eran auténticos centros del saber, como el Monasterio de San Clodio o el de San Estevo



Sólo te digo que si visitas Ourense no te arrepentirás. 

No hay comentarios: