domingo, 29 de enero de 2012

Monforte de Lemos

Llegamos a Monforte de Lemos, desde nuestro alojamiento en Penalba, o Remanso dos Patos, por la carretera nacional que une Ourense con Monforte de Lemos y pasa por Os Peares.
Con la compañía de una densa niebla, atravesamos extensas zonas boscosas y aunque en ciertas áreas el sol disipaba débilmente la niebla, no fue hasta bien entrado el día que no despejó del todo.

Pusimos rumbo a Monforte para conocer el Parador Nacional de Monforte de Lemos y decidimos comer en la ciudad. Contamos con excelentes recomendaciones de restaurantes en Monforte. Comimos en La Polar, en pleno centro de la ciudad. Me lo recomendó Fernando, un compañero del trabajo (desde aquí, gracias).



Para bajar la copiosa comida, caminamos por el casco histórico de Monforte de Lemos y llegamos hasta el el conjunto monumental del Monte de San Vicente do Pino. De este conjunto monumental forma parte: el Pazo Condal de Lemos, el Monasterio de Benedictino de San Vicente do Pino del siglo X-XVI  y la Torre del Homenaje, construida en el siglo XII. También existen restos de la muralla del siglo XIII que protegía la antigua villa. 



Decidimos tomar algo en la cafetería del Parador. Se trata de una cafetería pequeña, acogedora, de ambiente relajado y decorada con muebles de madera noble. Es un lugar plácido para pasar un rato, para leer tranquilamente o para consultar el correo electrónico. 





Al final del día, el tiempo había cambiado radicalmente y el sol iluminaba y calentaba el frío ambiente del invierno lucense.

No hay comentarios: