sábado, 10 de diciembre de 2011

Chania


Chania (La Canea o Haniá), antigua capital de Creta, es una ciudad de un tamaño medio. Ideal para pasear por sus calles peatonales y por su paseo marítimo.

Toda su estructura urbanística gira en torno al puerto. Por esa razón su casco viejo se localiza cerca del mar.


Durante años estuvo ocupada por los venecianos y aún hoy en día conserva ese aire de ciudad portuaria italiana.



Llegamos a Chania después de comer en Therisso

Aparcamos sin dificultad en un callejón no muy lejos del puerto.
Una vez que llegas al casco antiguo de la ciudad, percibes las influencias de las diferentes dominaciones que soportó la ciudad: la sarracena, bizantina, genovesa y sobre todo la veneciana y la turca .



Merece la pena deambular tranquilamente por el paseo y por el puerto y acercarse hasta la Fortezza y el faro veneciano construido en el siglo XV. Desde allí puedes contemplar cómo los coloridos edificios del frente marino se alinean como si de una pequeña Venecia se tratara. 

En esa zona también se construyó la mezquita de los Janissaries o mezquita de Kioutsouk-Hassan en la época de dominación turca. Actualmente no tiene un uso religioso. Allí se ubica, en verano, la oficina de turismo de la ciudad.

Paseando tranquilamente por el puerto, contemplábamos ese ir y venir de turistas. Había tal concentración de turistas que en algunos tramos del puerto andabas con cierta dificultad.


La ciudad está llena de comercios dedicados a la venta de productos turísticos. No resulta más caro comprar allí que en cualquier otro lugar de la isla, porque la oferta de regalos y souvenirs es enorme. 


Reconozco que Chania me gustó mucho, pese a ese aire turístico que respira la ciudad en verano.

No hay comentarios: