jueves, 20 de octubre de 2011

Balos beach


Si hay algo que se debe hacer si uno va al oeste de Creta es aventurarse por la inhóspita península de Gramvousa y llegar hasta Balos.

Por la carretera que llega hasta Balos encontrarás muchos turistas, pero merece la pena recorrer ese camino de cabras, no sólo por la espectacularidad de los acantilados que están a los pies de la carretera, sino también por deleitarse con las fantásticas panorámicas de la inmensa bahía de Kissamos.



Conviene escoger muy bien la hora del día para llegar hasta Balos; calcular las mejores horas en función de si se va allí en invierno o si se va en verano.

En verano, la mejor hora es a partir de las 4 de la tarde (nosotros hicimos eso). En ese momento el sol no es tan intenso y puedes recorrer los 2 kilómetros de sendero que necesariamente hay que recorrer andando, hasta llegar a Balos.

Es importante proveerse de agua, gafas de sol y un buen gorro. No hay ni una única sombra en todo el camino.


El medio de transporte es otra cosa a tener en cuenta. Se puede llegar por mar, en lancha rápida o en ferry. Ambos salen principalmente desde Kissamos pero también desde otros lugares cercanos (a nosotros nos ofrecieron ir en barco hasta Balos desde un pequeño puerto cercano a la playa de Falasarna, por 20 euros por persona). Decidimos ir en el coche alquilado que teníamos.

La carretera hasta la cima es toda de piedras. Una carretera terrible si el coche es bajo. Quienes transitan mejor y sin problemas son las cabras que te encuentras por el camino.



La entrada al Parque Natural de Gramvousa-Balos cuesta un euro por persona. El dinero se destina para  mantener limpio el lugar.
En la zona de aparcamiento existe un pequeño bar en el que es posible comprar agua o incluso tomar algún refresco. Desde allí se toma el sendero perfectamente señalizado que conduce hasta Balos.
Al llegar a un recodo del camino, puedes ver desde lo alto la magnífica playa a tus pies. Lo que resulta, sin duda, una experiencia que recordarás durante mucho tiempo.



No se trata de la playa más bonita, pero sí la más escénica y espectacular. El conjunto de aventura hasta llegar a ella, combinado con un paisaje agreste y una naturaleza en su estado más puro hacen de Balos un lugar absolutamente recomendable.




2 comentarios:

Patricia de Camargo dijo...

Este lugar es maravilloso, me han encantado tus fotos ;)
besos

CarmeLa dijo...

Nunca pensé que me gustaría tanto Creta. Fue una sorpresa muy agradable.
Por cierto, tomé buena nota sobre Creta de su web Turomaquia.

Patricia, obrigada pela visita!
(eu gostaria escrever e falar melhor a seu língua, mas eu sou negada para línguas)