domingo, 25 de septiembre de 2011

Matala

Llegamos a Matala tras darnos un relajante baño en la playa de Kalamaki. La cola de coches para aparcar cerca de la playa era enorme.


Dejamos el coche un poco apartado del centro y fuimos andando hasta la playa.  La primera imagen que recibimos de la playa de Matala fue la de un parking repleto de coches. Pasado este primer impacto visual, aparece, protegida por una bahia, la hermosa playa.
 



Se trata de una playa de aguas tranquilas y transparentes, protegida por los salientes de la bahia.


En uno de los brazos de la bahía se localizan unas cuevas que datan del Neolítico. En el período de dominación romana,  esas grandes cuevas fueron utilizadas como necrópolis.



En el casco urbano, las tiendas de souvenirs y las tabernas hacen las delicias del turista de playa.

Nosotros tomamos unas cervezas y unas tapas en primera línea de mar. En un bar que estaba justamente en la parte media de la playa.  La visión que se tiene desde allí merece la pena. Nos os arrepentiréis si hacéis una parada en Matala.

 

No hay comentarios: