jueves, 20 de enero de 2011

Al norte de Galicia

Cuando vas a Galicia en invierno, ya sabes a qué atenerte, porque es de climatología cambiante. Puede llover mucho o hacer un sol radiante. Tuvimos de todo: días de sol y otros de mucha lluvia.



Llegamos a A Coruña en avión. En el mismo aeropuerto alquilamos un coche para recorrer mejor la zona del litoral norte de A Coruña y acercarnos hasta la Mariña Lucense.
Conocíamos las Rías Baixas y queríamos descubrir las Rías Altas.

Toda la costa norte es sorprendente, pero más aún las Rías Altas. Se trata de un espacio geográfico con grandes contrastes y pocos habitantes. 


Las primeras noches las pasamos en Cariño; en un pequeño hotel del casco antiguo.


El concello de Cariño, localizado en la provincia de A Coruña, tiene una población aproximada de unos 5.000 habitantes, dispersa por el amplio territorio, si bien existe un pequeño núcleo urbano y comercial que discurre paralelo al mar y al puerto.



Es la última población de una carretera que termina allí mismo. Como dicen en Cariño: están al norte del norte. Más allá sólo el océano Atlántico y el mar Cantábrico, porque se halla, justo, en la confluencia de un mar y un océano.

4 comentarios:

Ольга dijo...

Llegué a conocer bien las rías altas, tanto la parte coruñesa como la lucense y me enamoraron más que las rías baixas, son más salvajes y no tan explotadas por el turismo.
Recuerdo bien la zona aún la retengo en mi retina. En otro viaje si no has estado visita la Playa de las Catedrales y el santuario de San Andrés de Teixido.
Besos

Anónimo dijo...

Olga, me gustó mucho San Andrés de Teixido. Pronto haré una entrada sobre ese lugar. Es una aldea muy especial y el santuario es una pequeña joya. Todo absolutamente todo el entorno es de visita obligada.

Adoré la zona del Cabo Ortegal y la Serra de Capelada.
A mí también me gustan más las rías altas. Sobre todo la zona de Cariño, Ortigueira, Espasante, o porto do Barqueiro, Ladrido y Bares.
Un saludo
Carmen

Ольга dijo...

Qué de recuerdos Carmen, es una zona que me enamoró y espero volver algún día. Todos los lugares que citas los retengo en mi memoria. Es un viaje precioso

Anónimo dijo...

Olga,
Esta zona es un enclave estupendo para ir con un niño. Hay muchos senderos para recorrer. Solo sales un poco al campo ya ves vacas, caballos, cabras. Nosotros hasta vimos pasar ardillas y gamos por la carretera. Hay que ir con precaución, pero es un terreno maravilloso.
Carmen