lunes, 28 de diciembre de 2009

Cayo Levantado -República Dominicana-


Mientras estábamos alojados en Las Galeras, en la península de Samaná,  decidimos acercarnos hasta Santa Bárbara, para ir, desde allí, hasta Cayo Levantado.


El cayo es relativamente  pequeño, pero merece la pena conocerlo.
.

Su ubicación, en medio de la Bahía de Samaná, obliga a llegar en barca. En el trayecto puedes admirar la costa abrupta de la zona y descubrir pequeñas playas que quedan escondidas tras la tupida vegetación.
Desde el puerto de Santa Bárbara puedes coger una barca privada o puedes ir, con más personas, en un barco un poco más grande, tipo catamarán. La primera opción es mucho más cara que la segunda y se llega, prácticamente, a la misma vez.

.

Cayo Levantado es muy tropical, con palmeras y cegadora arena blanquísima. Hay chiringuitos de playa, bares, barracas, restaurantes y tiendas de regalo. Dicho de esta manera parece un lugar enorme y poblado, pero no lo es. Es un cayo pequeño de 1 kilómetro cuadrado y allí todo está pensado y calculado para el disfrute de las personas que se acercan hasta él. 


Una cadena hotelera española ha edificado en una de las zonas más bonitas del Cayo un hotel de 5 estrellas GL. Increíble, pero cierto. Estuve allí y lo ví con mis propios e incrédulos ojos. 


martes, 8 de diciembre de 2009

Playa de sa Boadella y Fenals


En el espacio geográfico entre Blanes y Lloret de Mar se distribuyen una serie de playas y calas de distintos tamaños, pero todas tienen unos componentes comunes. Se caracterizan por tener acantilados rocosos, arena dorada, vegetación abundante y el mar transparente. Entre ellas está: Cala Treumal, Playa de Santa Cristina, Playa de Sa Boadella y Playa Fenals.


Son playas limpias, con bandera azul, con una ocupación altísima en julio y agosto. Por esa razón no aconsejo ir en verano. Los mejores meses para conocer y disfrutar de las playas son: de octubre a noviembre y a partir de abril hasta mitad de junio.



Los antiguos chiringuitos han sido sustituidos por otros más en consonancia con el entorno. Se integran mejor en el paisaje.


      

Antiguamente esa área geográfica era un espacio sin edificaciones, pero poco a poco el ladorill ha ganado terreno.
Lloret de Mar tiene fama de destino turístico de bajo presupuesto. Lo cual es cierto, pero también tiene unos alrededores muy interesantes para cualquier tipo de turista. Es mejor huir de Lloret de Mar en la temporada de verano.


La playa de sa Boadella es una playa urbana que está cerca de una zona residencial.
Es una playa en la que se puede practicar el nudismo, por lo menos en la zona derecha de la playa. Se accede a ella por un camino entre pinos. Dispone de un chiringuito, lavabos y duchas.


La playa Fenals es una playa grande en forma de media luna. La playa tiene una zona edificada y otra con una gran pinada.
.


Desde esta playa se puede coger un barco para conocer la costa. Es un lugar pensado para un tipo determinado de turista. El turista que busca la playa y la diversión.


sábado, 14 de noviembre de 2009

Playa Rincón


  
.
A Playa Rincón llegamos en barca desde la playa de Las Galeras. Se trata de una excursión de apenas 20 minutos en lancha rápida. Si ese trayecto lo haces en bicicleta, a caballo, a pie o en moto el viaje es considerablemente más largo, porque el camino bordea la costa que es muy irregular. Si piensas ir andando, tardarás unas 2 horas. Aconsejo llevar agua, para no llegar deshidratado.

.


Playa Rincón está rodeada de altas y frondosas montañas. Es una playa que aún no está urbanizada. Su aspecto resulta salvaje. Está bordeada de altísimas palmeras de tronco fino. Cuando brilla el sol, la arena aparece prácticamente blanca y el agua del mar se transforma en azul turquesa.



En alguna revista he leído que está considerada entre las 10 playas más bonitas del mundo, pero algunas consideraciones que aparecen en las revistas de viajes están muy mediatizadas y, con frecuencia, no resultan muy imparciales.


Playa Rincón es hermosa, como muchas playas del Caribe. La diferencia es que no existen edificaciones y eso hace que se radicalice su aspecto agreste. Dispone, eso sí, de distintos chiringuitos para comer, ya que es una excursión larga. Hay tumbonas y te cobran si las utilizas, pero constituye un gran placer descansar en la tumbona, tomando algo fresco, mientras contemplas el indómito paisaje.


jueves, 5 de noviembre de 2009

Playa Frontón

Para llegar hasta playa Frontón la mejor opción es ir en lancha rápida, aunque también puedes llegar por tierra; pero el camino es largo y el calor caribeño intenso.

El agua de Frontón es transparente y cristalina y la arena blanca. Posee una barrera coralina que la resguarda y que resulta ideal para el buceo. Allí puedes encontrar una gran diversidad de peces de todos los tamaños y colores. La playa Frontón es una de las playas mejor perservadas y más espectaculares de toda la República Dominicana.

La dificultad evidente para llegar a ella la protege y ayuda a mantener ese aire de lugar ideal para esconder un cofre pirata, lleno de joyas y monedas de oro.
.
La primera impresión al ver Frontón fue de sorpresa, porque está a los pies de un alto y abrupto acantilado de rocas grises y negras y rodeado de una intensa vegetación. No me imaginaba una playa tan agradable en un espacio natural tan escarpado e inaccesible.
Me gustaría, de verdad, que se preservara y que pudiera quedar protegida de la avaricia humana.

domingo, 25 de octubre de 2009

Las Galeras II


Desde el hotel donde estábamos alojados podíamos llegar, en un breve paseo, bordeando la playa hacia el norte, hasta el poblado de Las Galeras.


Las Galeras es una población pequeña, con edificios de poca altura. Se trata de un pueblo rústico, dedicado a la agricultura y a la pesca y, en los últimos tiempos, también al turismo. La calle principal termina a orillas del mar, en playa Grande. Es una playa de arena muy blanca con palmeras y barquitas de colores.




En la calle principal y en sus alrededores se agrupan restaurantes, cafeterías, hostales, pequeños hoteles, tiendas dedicadas a la venta de artesanía y algunos bares en donde podrás degustar magníficos zumos naturales. Muchas de las calles están sin asfaltar lo cual le da una imagen más primitiva al lugar. Es un lugar curioso y por ahora, tranquilo. El turismo de masas queda muy lejos de allí.
En Las Galeras, la vida transcurre suavemente.

       
 


Desde el pueblo se organizan excursiones por los alrededores. Merece la pena apuntarse a las excursiones, porque suelen estar muy bien organizadas y, de esta forma, uno puede conocer el lugar, ya que es una zona con un paisaje muy rico en contrastes.

Alojamientos que vi por la zona:

www.elsolazul.com
www.villaserena.com
www.casadoradodr.com/
www.hoteltodoblanco.com
www.villalaplantacion.com
www.lasisletasamana.com

sábado, 10 de octubre de 2009

Las Galeras I



Nos alojamos en un hotel situado en la playa de Las Galeras, en la Península de Samaná.
Llegamos al hotel, el Grand Paradise Samaná, por la noche.



El calor era sofocante, pero pronto descubrí que te acostumbras con rapidez a ese calor y que al cabo de un rato, ni lo notas. Por otro lado, como el aire acondicionado está tan fuerte que al final hasta agradeces pasar un poco de calor.


Cuando desperté, a la mañana siguiente, y divisé la playa desde la terraza de mi habitación me entró una especie de emoción sensitiva, muy parecida al éxtasis. La playa y su entorno son espectaculares. Belleza en estado puro. Es un lugar muy tranquilo, posiblemente la razón de esa placidez del entorno se deba a que la carretera que conduce hasta el hotel acaba allí mismo. 


El Grand Paradise Samaná es un hotel sencillo, aunque muy agradable y cómodo. Queda lejos, desde luego, de los denominados hoteles lujosos, pero se agradece que no lo sea. Puedes ir vestida informal o de playa y calzar unas simples chanclas. La comida es floja, la verdadera asignatura pendiente del hotel, pero la localización es inmejorable.


El hotel está organizado en bungalows diseminados por el cuidadísimo jardín. Mayormente, se distribuye en estructuras de dos plantas: la planta baja, con salida al jardín y la primera planta. Aconsejo alojarse en la primera planta y disfrutar de las vistas al mar. La visión del atardecer y del amanecer desde las terrazas no tiene desperdicio. Además, si la ubicación de la habitación se encuentra cerca de recepción, encontrarás que todo está muy cerca: los comedores, la piscina, el supermercado, la salida hacia el pueblo y la playa.

      
 

 Las Galeras es un lugar recomendable en sí mismo, pero también constituye el punto de salida clave para realizar excursiones. Desde el pueblo, de Las Galeras, puedes alquilar una barca, un caballo, un camión, un 4x4, una bicicleta o simplemente ir a pie a un montón de lugares de los alrededores, igualmente idílicos. Por citar sólo unos pocos, conviene no perderse estas playas: Rincón, Colorada, El Valle, Caletón, Playita, Madama o Frontón.


Estar en Las Galeras me provocó una sensación difícil de explicar, porque allí la naturaleza es acogedora y salvaje a la vez; indiferente a las prisas y a la civilización. En ese lugar con un bañador y unas chanclas cualquiera puede ser la persona más feliz del Mundo. Volvería a esa playa una y otra vez.