lunes, 12 de marzo de 2007

Trancoso y Praia do Espelho

Iglesia de São João Bautista
                                       


 

 
No se puede decir muy alto, ni muchas veces, pero Trancoso es maravilloso, fantástico, misterioso y muy, muy frágil, por esa razón es mejor mantenerlo alejado de la especulación y la avaricia.


Me gusta la plaza del Quadrado por la noche, cuando aprecias perfectamente las estrellas y la tenue luz hace que la plaza resplandezca misteriosamente. Al fondo la iglesia tan blanca y majestuosa.

   

Todo se conjuga, en Trancoso, para hacer feliz a cualquier persona con un poco de sensibilidad estética. La plaza del Quadrado es fotogénica, sencilla y bonita a rabiar.

 

4 comentarios:

Riq dijo...

Que delícia, Carmen! Teu blog já nasce super-recheado de viagens! Claro que você pode me linkar -- será uma honra!

Marcio Nel Cimatti dijo...

Oi Carmem, começou bem, escolheu o sul da Bahia. Esses lugares são lindos mesmo!

Abs!
Marcio

Rafael dijo...

Desde luego, eres tremenda... !ves..¡, lo describes de un modo que ya me dan ganas de ir...

Mònica dijo...

El silencio es una forma de lenguaje estraña; pero lenguaje al fin y al cabo. Lo tuyo, Carmela... es pura poesía.