viernes, 2 de febrero de 2007

Playa galesa o algo así



Decidimos primero ir a Londres, después ruta hacia Gales.
Londres es fantástica para ir de museos, para pasear por sus parques y recorrer el centro de la ciudad andando.


Hay alojamientos Bed&Breakfast rurales que son de gran calidad. Cómodos, limpios y con desayunos copiosos. Merece la pena mirar y buscar el que más te guste antes de quedarte a dormir, aunque pierdas media hora en la búsqueda, al final siempre ganas.


La zona de Brecon Beacons nos gustó, pero buscábamos playas, así que hicimos caminos paralelos a la costa, desde Cardiff hasta Bangor, en quince días, algunos de ellos con un sol radiante.

El paisaje galés impresiona, los valles tan verdes, los pueblos de la costa con esas casas de piedra gris.

Me gustó ver las cabinas rojas en medio de la nada. Surgían como fuego entre los valles verdes.




Nuestros alojamientos, los Bed&Breakfast, nuestros "caseros" siempre tan amables.
Ví wateres con moqueta a juego con la taza del inodoro. Lavabos rosas a tonos rosas. ¡qué peculiar!


Descubrir un país en moto, es todo un viaje. Pero, además recorrer en moto un país lluvioso es pura aventura.
Tras las primeras lluvias torrenciales, decidimos comprar el típico traje de pescador de río.
Enfundados en plástico verde de pies a cabeza...
Cuando hablábamos del tiempo, siempre decían: "¡It's a nice day!", aunque estuviera diluviando...
Después de Gales, quisimos volver el año siguiente, para seguir la ruta inglesa.


Y después de Gales, vendría ¡Escocia!.
Escocia es abrupta, salvaje y ¡llovía más que en Gales!...
En Escocia hay que perderse por las carreteras alternativas. Intentar salir de las rutas preestablecidas y disfrutar del paisaje tan agreste y colosal. Impresionantes las Highlands.

1 comentario:

Rafael dijo...

Cada persona, en los mismos parajes, reacciona de forma distinta. El viaje 'de afuera' no es completo si no hay un 'viaje de adentro', como veo que es su caso. Felicidades por su espléndido escaparate.