miércoles, 14 de febrero de 2007

Cayos cubanos


El paisaje casi intacto de los cayos asombra. Son porciones de tierra salvaje, con iguanas de un tamaño similar al de un perro.

Los cayos y sus playas son lo más parecido al paraíso. Aguas limpias, claras y arena blanca, tan blanca que ciega la vista.



El agua salada del mar está tan caliente que casi no refresca, pero es tan maravillosa la sensación, que te quedarías en el agua todo el día.

En el Cayo de Santa María nos alojamos en el hotel: Meliá Cayo Santa María. Nunca antes había visto una playa como la de los cayos. Delante de nuestro hotel, la playa era de arena fina y blanca. Maravillosa.


No hay comentarios: